Cover Image
close this bookCrónicas de Desastres No. 3; Terremoto de México, 1985 (OPS)
close this folder3. Medicina preventiva y salud pública
View the document(introductory text...)
View the document3.1 Albergues y campamentos
Open this folder and view contents3.2 Vigilancia epidemiológica
View the document3.3 Consecuencias psicológicas e intervención en crisis

3.3 Consecuencias psicológicas e intervención en crisis

Después de un desastre como el ocurrido el 19 de septiembre en México, es de esperar que una proporción significante de la población quede afectada psicológicamente en mayor o menor grado. Conscientes de esta realidad, la Coordinación de Psiquiatría y Salud Mental del IMSS inició un Programa de Intervención en Crisis con el propósito de ofrecer apoyo psicológico a las víctimas y damnificados de la tragedia. Tomado de Pacheco Regís et al (37) se consignan aquí los lineamientos generales del programa y los resultados preliminares más relevantes.

En términos generales una estrategia de intervención en crisis se propone:

1. Facilitar la expresión verbal
2. Favorecer la catarsis
3. Ayudar a superar la negación
4. Combatir el negativismo
5. Tolerar conductas de enojo
6. Evitar la inactividad (que es de alto riesgo para el individuo o los grupos humanos en duelo)
7. Ejercitar la imaginación en situaciones futuras.

Teniendo en cuenta estas directrices se diseñó una estrategia de acción por niveles, que contemplaba la atención grupal y la individual, en la cual los casos leves y moderados eran atendidos oportunamente por personal no profesional y los casos graves eran enviados a los profesionales. La atención individual o grupal se completaba con un programa de participación comunitaria que promovía y fomentaba la autoresponsabilidad y autosuficiencia.


Los efectos de un desastre pueden causar daños tanto sicológicos como físicos. Muchas de las personas que viven la tragedia de un terremoto reportan síntomas de depresión, ansiedad e insomnio. A través de terapia individual y de grupo, los sobrevivientes aprenden técnicas de expresión verbal para combatir la negatividad acumulada y restablecer sus vidas.

Para poner en marcha este programa fue necesario capacitar personal profesional y no profesional en el manejo de un instrumento para identificar problemas emocionales y en técnicas sencillas de intervención psicológica. Todo el personal fue altamente motivado para evitar crisis en ellos mismos y estimular el trabajo.

El desarrollo del programa estuvo precedido por una campaña masiva de información y orientación comunitaria, sobre los sitios de atención y la importancia del manejo adecuado del duelo como sentimiento personal, familiar y comunitario.

Se identificaron los siguientes grupos de riesgos: 1) personas con familiares desaparecidos; 2) niños y ancianos extraviados en los albergues; 3) personas y familias damnificadas; 4) heridos hospitalizados y sus familiares; y 5) personas y familias que habían perdido familiares en la tragedia.

Como sitio de trabajo se escogieron los espacios comunitarios, los centros de seguridad social del IMSS, habilitados como albergues, los hogares, las fábricas (a través de las brigadas de seguridad en el trabajo), las unidades de medicina familiar, los hospitales generales de zona, y los servicios especializados de psiquiatría.

Durante las tres primeras semanas con posterioridad al desastre, se capacitaron cerca de 1.000 promotores de salud mental (profesionales y no profesionales) y más de 100 supervisores.

El instrumento de detección de problemas emocionales se estructuró en tres cuerpos: la Sección A exploraba aspectos generales de la salud y desajuste emocional; la Sección B, resumía el inventario de depresión de Beck (38), y la Sección C incluía la escala de Brown (39) para eventos de la vida que exploraba las pérdidas sufridas en las áreas básicas: personal, económica, familiar y social.

En la figura 11, se clasifica en tres grupos la población de estudio para facilitar la identificación y manejo de los casos: personas sanas o con crisis leves y compensadas (calificación de 0-12); personas con crisis moderadamente descompensadas (calificación de 13-25), y personas que sufrían crisis con grave descompensación (calificación de 26 y más).


Figura 11. Intervención en crisis, clasificación y manejo de pacientes, México, D.F., 1985

Finalmente se seleccionó una muestra proporcional de los grupos de riesgo de 3.964 personas (cuadro 18).

Cuadro 18. Estudio de consecuencias psicológicas y de intervención. Selección de población según sitio, México, D.F., 1985


Población

SITIOS

No.

%

Alberques

436

11,0

Unidades médicas

396

10,0

Unidades administrativas

912

23,0

Fábricas

1.864

47,0

Servicios y Comercios

277

7,0

Otros

79

2,0

TOTAL

3.964

100,0

Fuente: Referencia (37).

Resultados. En el cuadro 19 se observan algunas características sociodemográficas de la población de estudio, y en el cuadro 20 la distribución porcentual de los tipos de crisis identificadas según sexo. Nótese que las mujeres hicieron crisis moderadas y graves con más frecuencia que los hombres (dos veces más). Las crisis con descompensación grave estuvieron caracterizadas por: insomnio (17%); somatización (13%), depresión/ansiedad (6%); y por problemas de inadecuación social (3%). En general, la población estudiada desarrolló ansiedad/ depresión (41%); insomnio (40%); somatizaciones (39%); inadecuación social (26%) e ideación autodestructiva (13%), como consecuencia del impacto sísmico y sus efectos devastadores (cuadro 21).


Los desastres afectan desproporcionadamente a las mujeres y los niños. Las estadísticas indicaron que en este desastre, las mujeres fueron más vulnerables que los hombres a sufrir fuertes depresiones y ansiedad.

Cuadro 19. Algunas características sociodemagráficas de la población en estudio, México, D.F., 1985

VARIABLE

CLASE

PORCENTAJE (N=3.964)

Sexo

Femenino

44


Masculino

56


0 - 20

10,0

Grupos de edades

20 - 24

19,0


25 - 29

21,0


30 - 34

16 0


35 - 39

13 0


40 - 44

9,0


45 - 49

6,0


50 - 54

5,0


55 y más

1,0

Estado civil

Casado

58,0


Soltero

31,0


Viudo

2 0


Divorciado o separado

4 0


Unión libre

5,0

Escolaridad

Sin educación oficial

8,0


Primaria incompleta

1,0


Primaria completa

25 0


Secundaria o equivalente

31 0


Preparatoria o equivalente

17,0


Profesional

18,0

Ocupación

Profesionistas y maestros

9,0


Empleado

47,0


Obrero no calificado

19,0


Obrero calificado

13,0


Ama de casa

5,0


Estudiante

4,0


Otros

3,0

Fuente: Referencia (37).

Cuadro 20. Distribución porcentual de los tipos de crisis según sexo México, D.F., 1985


PORCENTAJES

Tipos de crisis

Mujeres

Hombres

Total

Leves y compensadas

26,0

47,0

73,0

Descompensación moderada

10,0

6,0

16,0

Descompensación severa

8,0

3,0

11,0

Fuente: Referencia (37).

Cuadro 21. Porcentajesª categorías sintomatológicas, utilizando la Sección A del instrumento de
investigación, México, D.F., 1985


SINTOMATOLOGIA


Somatización

Inadecuación social

Insomnio

Depresión/Ansiedad

Auto-destrucción

CRISIS

%

%

%

%

%

S/Sintomatología

61,0

74,0

60,0

59,0

87,0

Leve

19,0

17,0

16,0

26,0

7,0

Moderada

7,0

6,0

7,0

9,0

5,0

Grave

13,0

3,0

17,0

6,0

1,0

aN=3.964
Fuente: Referencia (37).

La depresión fue más frecuente en las mujeres que en los hombres, en especial en sus formas leve y moderada. La ausencia de manifestaciones depresivas predominó marcadamente en los hombres (cuadro 22).

En el cuadro 23 se muestra el número de pérdidas sufridas con respecto a cuatro áreas especificas. El área social fue la más afectada (35%); seguida por la económica (26%); la familiar (23%) y la personal (20%).

Cuadro 22. Porcentajesª de la intensidad de la depresión por sexo utilizando la Sección B del instrumento de investigación, México, D.F., 1985

Intensidad

Mujeres

Hombres

Total


%

%

%

No deprimido

25,0

45,0

70,0

Deprimido:




Leve

12,0

8,0

20,0

Moderado

6,0

3,0

9,0

Grave

0,5

0,5

1,0

aN=3 964
Fuente: Referencia (37).

Cuadro 23 Frecuencia y porcentajeª pérdidas presentes, según áreas investigadas (Sección A), México, D.F., 1985


TIPO DE EVENTOS

No. de pérdidas o eventos

Area personal

Area económica

Area familiar

Area social


(%)

(%)

(%)

(%)

S/pérdidas

80,0

74,0

77,0

65,0

1

16,0

15,0

10,0

19,0

2

3,0

7,0

6,0

10,0

3 - 4

1,0

3,0

5,0

5,0

5 o más

-

1,0

2,0

1,0

aN=3 964
Fuente: Referencia (37).