Cover Image
close this bookEliminación de Grandes Cantidades de Plaguicidas en Desuso en los Países en Desarrollo - Colección FAO: Eliminación de Plaguicidas - 4 (1996)
close this folderCapítulo 3: Estabilización del lugar y almacenamiento temporal
View the documentEstabilización del lugar
View the documentConfinamiento
View the documentLimpieza de derrames y de lugares de almacenamiento contaminados
View the documentAlmacenamiento temporal seguro

Confinamiento

Deberán inspeccionarse todos los envases para determinar si presentan daños o pérdidas. Los envases dañados deberán aislarse antes de volver a envasar el producto. Cuando manipulen envases que pierdan, los trabajadores deberán llevar mascarillas que les cubran toda la cara.

Para controlar los derrames y prevenir una contaminación ulterior del suelo durante el reenvasado, podrá crearse una zona temporal de confinamiento (llamada también zona compartimentada) mediante una plancha de polietileno con los bordes levantados (por ejemplo, con ayuda de sacos de arena).

Los productos cuyos envases presenten daños o pérdidas deberán manipularse del siguiente modo:

· Sacos de papel o plástico rasgados que contienen formulaciones sólidas. Colocar el saco dañado dentro de un saco de plástico de polietileno resistente y transparente de manera que queden visibles tanto el contenido como la etiqueta; etiquetar el nuevo saco si no se dispone de sacos transparentes. Cerrar herméticamente el saco de plástico.

· Envases que pierden su contenido de formulaciones líquidas. Se puede optar entre los métodos de reenvasado siguientes:

a) trasvasar el contenido a un envase intacto que contuviera anteriormente el mismo producto. Si la etiqueta está incompleta, deberá etiquetarse de nuevo el envase;

b) trasvasar el contenido a un nuevo envase, o a un envase vacío limpiado concienzudamente, y etiquetar de nuevo el envase;

c) colocar el bidón en otro mayor o en un recipiente mayor especialmente proyectado, y etiquetarlo de nuevo.

En caso de grandes envases con un gran volumen (más de 25 litros), el contenido deberá bombearse. En caso de pequeños envases con un pequeño volumen, el contenido podrá verterse en el nuevo envase sirviéndose de un embudo de grandes dimensiones.

Aunque los bidones para reenvasado son mucho más costosos que los bidones ordinarios, son preferibles cuando el bidón original se ha deteriorado hasta tal punto que su manipulación resulta fastidiosa. También son útiles para el confinamiento temporal en situaciones de urgencia (pérdida repentina, bidones completamente deteriorados). Sin embargo, los bidones para reenvasado que se encuentran con más frecuencia no se ajustan al modelo aprobado por las Naciones Unidas para el transporte internacional de líquidos. Cuando el bidón original introducido en el bidón para reenvasado pierda, se considerará que éste último contiene un líquido.

Todos los productos deben envasarse y transportarse de conformidad con la legislación nacional, o con las Recomendaciones sobre el transporte de mercaderías peligrosas de las Naciones Unidas si son más rigurosas. Es probable que casi la mayor parte de las existencias antiguas de plaguicidas no cumplan las normas de las Naciones Unidas sobre envasado y etiquetado para el transporte internacional, por lo que deberán ser envasadas y/o etiquetadas de nuevo antes de ser objeto de un transporte internacional. Si se utilizan recipientes que no se ajusten al modelo aprobado por las Naciones Unidas, será necesario reenvasar las existencias antes de transportarlas.

RECUADRO 3
Instrucciones para limpiar derrames y plaguicidas provenientes de envases que pierden

1. Antes de nada, deberán leerse las instrucciones que figuran en la etiqueta del producto o las fichas de seguridad.

2. Deberá impedirse la entrada de personas no autorizadas a la zona contaminada.

3. El almacén deberá ventilarse inmediatamente todo lo posible.

4. Deberá trabajarse en equipos de dos personas como mínimo. Todas las personas que intervengan en la limpieza deberán llevar ropa protectora apropiada. Deberá tenerse a mano colirio, jabón y agua en abundancia.

5. En caso de pérdida, se colocará el bidón que pierde en un bidón mayor o se bombeará su contenido en otro bidón. Como medida urgente de carácter temporal, a menudo es posible detener la pérdida colocando el bidón en una posición en que el lugar por donde pierde queda en la parte superior.

6. El producto proveniente de la pérdida deberá ser enjugado con material absorbente (material especial para controlar derrames, serrín, tierra o cal muerta), recogido y envasado. Se formará un cerco (a modo de pequeño dique) con material absorbente alrededor de la zona contaminada, que se humedecerá con una solución detergente (por ejemplo, una solución de carbonato sódico saturada al 10 por ciento, o una solución de sosa cáustica al 5 por ciento). Después de fregar el piso, se empujará la solución hacia el cerco de material absorbente, el cual se retirará una vez que haya absorbido todo el líquido, repitiéndose la operación si es necesario. El equipo se limpiará con solución detergente.

7. El material contaminado (por ejemplo suelo, material blando del piso, material absorbente) se considerará un desecho peligroso, debiendo envasarse cuidadosamente y etiquetarse de modo apropiado con miras a su eliminación o a su almacenamiento temporal hasta que pueda ser eliminado.