Cover Image
close this bookEstudio de caso sobre investigacion y extension campesina. Proceso endógeno y logico de investigacion campesina. Informe final. Case study on rural research and extension. The logical self-generating process of rural research. Final report. (1995)
close this folderIV. CONCLUSIONES
View the document4.1 Lógica de investigación campesina
View the document4.2 Dos tipos de campesinado
View the document4.3 Peso de las relaciones de parentesco
View the document4.4 El árbol como “valor”
View the document4.5 Dimensión comunitaria
View the document4.6 Paquetes tecnológicos intermedios

4.1 Lógica de investigación campesina

Existe una lógica de la investigación campesina. El campesino recurre a la observación, la experimentación, la corrección, la conversación, etc., en un afán de apropiarse del ambiente inmediato que lo rodea de acuerdo a las necesidades de su vida cotidiana. Simplemente que ese conocimiento no se sistematiza a la manera en que lo hacen los científicos o los técnicos, de forma escrita, lo cual no implica que no haya un sistema de transmisión.

El campesino no lo hace de manera sistemática ni por medios escritos, pero sí de modo espontáneo y con primacía del recurso oral: la conversación, el compartir con los vecinos, el ensayo, son parte de la cantera de recursos que utiliza. Aunque el método que aplica no es estrictamente el mismo de la investigación formal de las universidades y los entes de extensión, en el fondo su proceder respond” una lógica semejante a la del método científico. En este sentido, Rhoades señala que “tanto los agricultores como los científicos siguen los pasos de: formulación de un problema, formulación de una hipótesis demostrable, y probando dicha hipótesis empíricamente, la validan o la invalidan” (Haverkort et al 1988). La diferencia fundamental es que el grado de formalización del proceso dista de ser el mismo.

Ahora bien, aceptando la existencia de una lógica de la investigación campesina, debe estar claro que ésta no debe pensarse como una entelequia que pueda separarse del resto del conocimiento llamado “científico”. Por el contrario, el campesino toma aspectos del conocimiento científico, los adapta, les agrega, los modifica, y lo mismo sucede con el técnico. Algunas buenas innovaciones que han tenido los campesinos para abaratar costos, por ejemplo, terminan siendo apropiadas por los técnicos, y por esta vía, por los grandes empresarios o por otros grupos de agricultores, a los que los técnicos en muchos casos prestan sus servicios.

Lo relevante, entonces, de la experimentación campesina no es tanto la existencia de un “conocimiento campesino”, separable y distinguible del “conocimiento científico”, sino más bien un proceder específico, una manera particular de procesar las cosas y de actuar en relación con un universo de valores que le es específico. Lo importante es ese motor que los lleva a buscar una innovación, el cual se halla articulado con su modo de vida, los recursos disponibles, una manera de ver el mundo, su universo de valores, en fin, la simbólica social de la cual el campesino es portador y le da sentido tanto a su vida como a las innovaciones que realiza.