Cover Image
close this bookIngeniería económica aplicada a la industria pesquera (1998)
close this folder4. COSTOS DE PRODUCCION
close this folder4.3 Costos Fijos
close this folder4.3.1 Costos indirectos
View the document4.3.1.1 Costos de inversión
View the document4.3.1.2 Métodos de cálculo de los costos de depreciación
View the document4.3.1.3 Gastos generales
View the document4.3.1.4 Estimación global de los costos indirectos

4.3.1.2 Métodos de cálculo de los costos de depreciación

Comúnmente son cuatro los métodos de depreciación que se utilizan: Línea Recta, Porcentaje Fijo, Fondo de Amortización y Suma de Dígitos Anuales. Todos los métodos se basan estrictamente sobre el tiempo. O sea, un bien usado todos los días tiene la misma carga de depreciación que uno usado una sola vez por año.

Cada método de depreciación posee características únicas que lo hacen atractivo de acuerdo a las diferentes filosofías de administración. Sin embargo, con fines impositivos se podrá usar el permitido por la ley. Por ejemplo, en Argentina, es el método de la línea recta; y a partir del 30 de diciembre de 1968 se permite la depreciación acelerada en algunos casos específicamente considerados (debido a la depreciación monetaria por inflación).

Un método por medio del cual el total del dinero invertido se recupera tempranamente en la vida de un bien es un punto de vista popular y conservador. Una cancelación temprana previene contra cambios súbitos que pueden hacer que el equipo pierda valor y traslada algunos impuestos hacia los últimos años. Sin embargo, los métodos en los cuales la carga anual es constante simplifica el procedimiento contable.

En general, el comportamiento deseado de un método de depreciación obedece a : 1) recuperación del capital invertido en un bien; 2) mantener un valor de libro cercano al verdadero valor del bien a lo largo de su vida; 3) ser fácil en su aplicación y 4) ser aceptable por la legislación. En realidad hay dos aspectos en cuanto a la aplicación de los métodos de depreciación: el aspecto interno de la compañía, por medio del cual se aplica el método que la dirección considera más adecuado y el aspecto impositivo, donde se deberá aplicar el método permitido por la legislación vigente.

En general, el valor depreciado anual puede ser calculado con la fórmula:

Valor depreciado anual = e × (IF - L) .......... (4.4)

donde:

e = factor de depreciación anual


IF - L = inversión depreciable


IF = inversión fija


L = valor de reventa o residual al final de la vida útil de un bien

El término valor de reventa implica que el bien puede dar algún tipo de servicio posterior. Si la propiedad no puede ser vendida como una unidad útil, puede ser desmantelada y vendida como material de rezago para ser usada como materia prima. El beneficio obtenido de este tipo de disposición es conocido como valor de desguace. El valor residual no puede ser predecido con absoluta precisión, así que se recomienda realizar estimaciones periódicas durante la vida útil del bien (Peters y Timmerhaus, 1978). Todos los métodos usados para calcular la tasa de depreciación la computan en función del tiempo.

La depreciación por línea recta es la más simple en aplicación y el método más ampliamente usado. La depreciación anual es constante y la relación es:


donde n es la vida total útil esperada en años. En consecuencia, aplicando la Ecuación (4.4), la carga anual de depreciación es:


Para cualquier año, el año k, la depreciación es:


El valor de libro es la diferencia entre la inversión inicial fija y el producto del número de años de uso por la carga anual de depreciación; el valor de libro al final del año k, Bk es:

Bk = IF - k × D = IF - k × (IF - L)/n .......... (4.7)

Los costos de depreciación se calculan de acuerdo al método de la línea recta. En las siguientes referencias se describen otros métodos de cálculo de depreciación (Riggs, 1977; Barish y Kaplan, 1978; Happel y Jordan, 1981)

Impuestos: Este rubro puede variar mucho de acuerdo con las leyes vigentes. Dependen fundamentalmente del sitio donde está ubicada la planta y es así que las ubicadas en ciudades pagan más impuestos que las correspondientes a regiones con menor densidad de habitantes.

No se incluyen aquí los impuestos sobre la ganancia. En la industria pesquera, este rubro se estima como porcentaje de la inversión, con valores que generalmente no superan el 2%. Si los valores propios de los impuestos no están disponibles, un uno o dos por ciento puede ser usado como una primera aproximación.

Seguros: Dependen del tipo de proceso y de la posibilidad de contar con servicios de protección. Normalmente se incluyen seguros sobre la propiedad (incendio, robo parcial o total), para el personal y para las mercaderías (pérdidas parciales, totales), jornales caídos, etc. En la captura el porcentaje es mayor, como se indica en la Tabla 4.12.

En los países en vías de desarrollo, particularmente a nivel de pequeña y mediana escala, la tendencia es evitar el pago de seguros. Esto está compuesto en muchos lugares por la falta de compañías de seguros a nivel local que quieran vender seguros para embarcaciones pesqueras y pequeñas empresas, desasosiego social, guerra civil, alta inflación de la moneda local y dificultades en el pago efectivo de los seguros en caso de accidentes. Esta situación, cuando exista, juega en contra de la sustentabilidad.

Tabla 4.12 Costo de seguros en la industria pesquera y la captura

Actividad

% de IF

País

Calculado de:

Captura

3

Perú

(Engstrom et al., 1974)

Captura

3,5

India

(Nordheim & Teutscher, 1980)

Captura

3,5

Seychelles

(Parker, 1989)

Procesamiento (general)

1 - 2

Argentina

(Zugarramurdi, 1981b)

Conservas

2

Indonesia

(Bromiley et al., 1973)

Conservas

1

Países tropicales

(Edwards et al., 1981)

Congelado

2

Reino Unido

(Graham, 1984)

Harina

2

EE.UU

(Almenas, 1972)

Financiación: El interés es una compensación pagada por el uso del capital prestado. Dado que al solicitar un crédito, se establece una tasa de interés, fija o ajustable, de acuerdo a las circunstancias económicas del país, y este interés es un costo fijo que debe pagarse al solicitar un préstamo o crédito bancario para realizar la inversión o parte de ella. Aún así, muchos autores insisten en que el interés no debe considerarse como un costo de producción ya que puede tomarse como parte de las ganancias de la empresa. Ello es debido a que las ganancias de una compañía dependerían de la fuente del capital empleado.

Y así, una planta operada más eficientemente que use capital prestado tendrá costos de producción mayores y menores ganancias que aquélla que opera en condiciones menos eficientes, del mismo tamaño y tipo pero que usa capital propio.

La esencia de la discusión radica en si la palabra “ganancia” incluye o no los intereses como parte del costo. Si este costo es deducido, la ganancia es aquélla parte en exceso sobre el capital total (propio y prestado). Sin embargo para propósitos impositivos, las leyes, generalmente, consideran la ganancia como la diferencia entre los ingresos por ventas (entradas netas) y el costo total sin tener en cuenta el interés sobre el capital propio de la empresa. En consecuencia, a menos que la ley especifique otra cosa, el interés pagado por un préstamo del banco o crédito financiero de los proveedores (por ej., sobre la maquinaria) debería ser considerado un costo fijo.

Otros gravámenes: Incluye rentas (cuando el terreno y/o edificio son alquilados o incluso equipos), contribuciones, etc.