Cover Image
close this bookEstudio de caso sobre investigacion y extension campesina. Proceso endógeno y logico de investigacion campesina. Informe final. Case study on rural research and extension. The logical self-generating process of rural research. Final report. (1995)
close this folderIV. CONCLUSIONES
View the document4.1 Lógica de investigación campesina
View the document4.2 Dos tipos de campesinado
View the document4.3 Peso de las relaciones de parentesco
View the document4.4 El árbol como “valor”
View the document4.5 Dimensión comunitaria
View the document4.6 Paquetes tecnológicos intermedios

4.4 El árbol como “valor”

Uno de los cambios de mentalidad más importantes que se hallan presentes en las dos zonas analizadas es el abandono de la convicción de que “la finca sin árboles era más valiosa que la finca con árboles”.

Esto en algún momento se presenta como el mundo “patas pa’ arriba”. Después que los campesinos tienen que limpiar al máximo su parcela para “valorizarla”, trabajarla, etc., de repente aparecen quienes les dicen: ¡¡¡ si la deja en-montañada y hasta encharralada, esta parcela vale más!!!

En el fondo esta sorpresa no obedece simplemente a un problema de “ignorancia” del campesino, sino a que la situación ha cambiado. Efectivamente, hasta hace poco tiempo una parcela se valoraba más si estaba limpia que con bosque o árboles. Las mismas organizaciones estatales se encargaban de difundir la visión de que el bosque era un estorbo, era tierra improductiva. La escasez del recurso lo vuelve más caro en la actualidad y la conciencia ecológica alimenta los aires de conservación.

Sin embargo, el riesgo cultural de la innovación tiene que ver justamente con el hecho de que la valorización del árbol como tal no se articule con un universo simbólico particular. En la relación “árbol-valor”, estamos en presencia de una transacción simbólica cuyos resultados no necesariamente son positivos. Esto es: se pasa de una visión anterior donde el árbol era un estorbo a otra donde el árbol tiene un valor. Si esta transición se enmarca dentro de una visión de “desarrollo sostenible, se produce el efecto positivo de una valoración mayor del árbol y una inmersión de éste dentro de una estrategia de vida campesina. Sin embargo, si la visión de desarrollo sostenible no está tan arraigada, o bien los aires de la modernización hacen presa al campesino de sus encantos, este hecho se traduce simplemente (o termina derivando) en que ellos se da cuenta que tienen una mercancía de la que, como cualquier otra, pueden obtener ganancia y “hacerse ricos”.

Los campesinos se quedan con la parcela más materialista del hallazgo, oscureciéndose la parte “ecológica” del mismo. Hecho que es reforzado con la frase difundida por algunos extensionistas del tipo: “Usted no es pobre, usted es rico, el pobre soy yo...” para proceder seguidamente a explicarle que los árboles que tienen valen tanto: 4, 6, 8 millones, según corresponda.