Cover Image
close this bookEstudio de caso sobre investigacion y extension campesina. Proceso endógeno y logico de investigacion campesina. Informe final. Case study on rural research and extension. The logical self-generating process of rural research. Final report. (1995)
close this folderII. EL CASO DE HOJANCHA
close this folder2.9 Socialización del “proceso de innovación” al interior de la comunidad
View the document2.9.1 Agentes y mecanismos de difusión
View the document2.9.2 Aspectos que obstaculizan o limitan la difusión
View the document2.9.3 Impacto de la innovación sobre la unidad productiva

2.9.3 Impacto de la innovación sobre la unidad productiva

En el caso de Hojancha el impacto más importante de la innovación principal, o sea la siembra directa de almácigos forestales de algunas de las especies más utilizadas en la reforestación, como se ha indicado, es que trajo como consecuencia la eliminación de un cuello de botella serio que, especialmente en términos de mano de obra, costos y de altos índices de mortalidad de plántulas, imponían las tecnologías de germinación de las semillas en camas o áreas de germinación para luego ser transplantadas (repicadas) a bolsas o bancales (eras), lo que asociado al auge de la reforestación (gracias a los incentivos) a nivel del cantón y del país repercutió en un aumento cualitativo y cuantitativo de la producción de plantas.

Además de que, por ser una tecnología simple, permitió que un gran número de agricultores se dedicaran de lleno a la actividad de producción de plantas, siembra y venta de semillas de especies forestales, sustituyendo en muchos casos otras actividades que desarrollaban en sus fincas, pasando incluso a ser la única actividad a que se dedican o dedicaban gran número de personas.

Por muchos años el cantón de Hojancha fue el productor de plántulas y semillas sobre todo de teca, gmelina y pochote, llegando incluso personas u organizaciones del otro extremo del país a comprar sus productos, con el consiguiente gasto en el transporte.

Al irse exportando esta tecnología a otras partes del país (muchas veces por personas emigradas de Hojancha, que establecían viveros en otras zonas), paulatinamente ha ido bajando el número de plantas y la cantidad de kilos de semilla que venden año a año, lo que ha traído como consecuencia una fuerte competencia, búsqueda de alternativas para disminuir los costos de producción y elevar la calidad del producto, que muchos, sobre todo pequeños viveristas, no han soportado y se retiraron de la actividad, con el lógico problema que esto acarrea, como es el caso de quienes la tenían como la única actividad a la que dedicaban su finca.

Otro problema al que se enfrentan los agricultores y las organizaciones que los representan es del mercadeo, ya que muchas de las parcelas reforestadas ya están produciendo raleos económicamente aprovechables y algunas incluso están llegando al turno final de corta. Para solventar este problema, las organizaciones del Pacífico Seco y algunos agricultores con el liderazgo de AGUADEFOR, han creado una compañía con soporte del Gobierno de Suecia denominada MAPESA (Maderas del Pacífico), la cual será la encargada de dirigir la industrialización y mercadeo del producto forestal proveniente de las plantaciones de la región.

Otro impacto que ha generado la actividad forestal en la zona de Hojancha es justamente el desarrollo de una cultura forestal que no existía antes. Casi todos los agricultores de la zona tienen una plantación en la finca y hablan de plantar, conservar, etc.

Pero no se trata sólo de un interés en la conservación por sí misma. Como se mencionó, en la actualidad están empezando a sacar madera de las primeras plantaciones que sembraron. Esto ha estimulado a otros para que entren más de lleno en la actividad y los más reacios se empiezan a dar cuenta que efectivamente puede ser una actividad rentable.