Cover Image
close this bookAnálisis de sistemas de producción animal. v. 2: las herramientas básicas. (Estudio FAO Producción y Sanidad Animal 140/2) (1997)
close this folderCAPITULO 3 - EFICIENCIA BIOLOGICA EN LA PRODUCCION ANIMAL
View the document3.1 La producción como proceso de conversión
View the document3.2 Interpretación de medidas de eficiencia biológica
View the document3.3 Uso de diagramas circulares
View the document3.4 Uso de un denominar común
View the document3.5 La eficiencia de producción en sistemas pecuarios
View the document3.6 Relación entre diferentes índices de eficiencia biológica.
View the document3.7 Ejercicios y discusión
View the document3.8 Soluciones a los ejercicios

3.2 Interpretación de medidas de eficiencia biológica

La eficiencia de un proceso simplemente indica la cantidad de producto que resulta del proceso de transformar una cantidad determinada de ingreso o recurso y convertirlo en un elemento nuevo. Para poder interpretar correctamente cualquier medida de eficiencia, es esencial conocer el propósito que nos anima para calcularla y la fórmula exacta empleada para su computación.

Existen dos propósitos básicos para utilizar indicadores de eficiencias biológicas:

a) Comparación. Para comparar distintos procesos o sistemas con el mismo indicador de eficiencia y ordenar su rango de valores de menor a mayor eficiencia según las condiciones prevalentes y conocidas.

Para comparar también los probables efectos de diferentes opciones de modificación consideradas de interés para mejorar el funcionamiento de un sistema determinado. Simultáneamente, determinar estrategias óptimas a prever para la planificación del trabajo.

b) Comprensión. Posiblemente el propósito principal sea, como el primer paso en el análisis de la eficiencia total del sistema completo, y el de mejorar la compresión del funcionamiento de las interacciones biológicas involucradas dentro de un sistema.

Es de suma importancia aclarar el objetivo y el significado de las medidas de eficiencia antes de calcularlas para así evitar mal entendidos y confusión.

También cabe mencionar que existen numerosos casos donde el índice de eficiencia tiene una complejidad intrínseca mayor de lo que parece a simple vista. Tomemos el ejemplo de un cerdo que está creciendo 500 gr por día y para lo cual consume 5 kg de alimento. ¿Cuál es la eficiencia de conversión del alimento a peso vivo?

F = [0,5]/[5.0] = 0,1 ó 10%.

¿Cómo podría mejorarse este indicador de eficiencia?

Existen dos posibles soluciones: reducir la cantidad de alimento suministrado hasta 2,5 kg/día y así duplicar la eficiencia de la siguiente manera.

F = [0,5]/[2,5] = 0,2 ó 20%.

¿Es posible obtener técnicamente tal resultado? De ninguna manera, porque la cantidad de alimento consumido tiene un efecto muy importante sobre la tasa de crecimiento del cerdo; existe una relación causa/efecto fuerte entre estas dos variables. Para explorar las posibilidades de aumentar la eficiencia de conversión reduciendo el consumo, sería necesario efectuar una estimación teórica de la nueva tasa de crecimiento utilizando las tablas de la nutrición o, hacer un ensayo, que es la solución verdaderamente técnica del problema.

Para seguir con este mismo ejemplo, supongamos que el resultado de disminuir el consumo a 2.5 kg/día, es una tasa de crecimiento de 400 gr/día. La eficiencia de conversión aumentaría a 16% (0,4/2,5). Sin embargo, aunque el proceso de conversión se vuelve más eficiente, este cambio implicaría otras modificaciones del sistema que requerirían mayor inversión en instalaciones para la engorda de cerdos, porque el proceso duraría más tiempo, ya que la tasa de crecimiento es menor.

El otro método para mejorar el índice de eficiencia para la de conversión de alimentos podría ser incrementar la tasa de crecimiento, por ejemplo, con el suministro de hormonas para influir sobre el funcionamiento fisiológico del animal. Sin embargo, es probable que para expresar el nuevo potencial de crecimiento inducido artificialmente por las hormonas, el cerdo tenga que consumir más alimento; de ser así, el resultado final tendría poco o ningún efecto sobre el índice de eficiencia para la conversión de alimentos a carne.

Estos ejemplos sirven para ilustrar como estos problema prácticos se han considerado en forma demasiado simple, diciendo: "Existen dos maneras de mejorar la eficiencia: ya sea aumentando el valor del numerador o reduciendo el valor del denominador de la expresión". Sin embargo, los procesos biológicos que gobiernan la producción animal, generalmente son mucho más complejos que la simple representación de un símbolo aritmético. Tal como se insinúa en los ejemplos recién enunciados, a menudo hay fuertes interacciones entre los componentes del sistema, las cuales van a influir sobre los valores que tomen tanto el numerador como el denominador de la expresión. La complejidad aumentará todavía más cuando se introduzcan simultáneamente las consideraciones económicas.

El punto capital, del punto de vista de la aplicación de un análisis de sistemas, es poder desarrollar la habilidad para identificar los factores que afectan los índices de eficiencia y comprender cómo funcionan las interacciones que influyen sobre los valores que aparecen en el numerador y el denominador de la ecuación.