Cover Image
close this bookGuía de Protección Ambiental Tomo III: Catálogo de Estándares Ambientales (GTZ/BMZ, 1996, 663 pages)
close this folder3. Estándares para intervenciones ambientales
Open this folder and view contents3.1  Efluentes líquidos/ aguas residuales
View the document3.2 Contaminación térmica
Open this folder and view contents3.3 Emisión de sustancias gaseosas y polvos
View the document3.4 Residuos sólidos
View the document3.5 Agentes químicos
Open this folder and view contents3.6 Cambios de uso del suelo
View the document3.7 Denudación del terreno
View the document3.8 Intervención en el régimen hídrico
View the document3.9 Intervención en el relieve
View the document3.10 Emisión de ruidos

3.5 Agentes químicos

Se designa con el nombre de agentes químicos a productos químicos tales como plaguicidas, abonos, reguladores del crecimiento, sales antihielo y otros, que se incorporan al medio ambiente con fines específicos, especialmente en la agricultura y silvicultura para mejorar o modificar las condiciones de crecimiento y desarrollo de las plantas y luchar contra las plagas. En el ámbito vial, se utilizan herbicidas para eliminar la vegetación al borde de los caminos y rutas, y a lo largo de las vías.

Para la protección química de las plantas se recurre a sustancias activas con el fin de eliminar, entre otros, a parásitos de las plantas de cultivo y optimizar así sus condiciones de crecimiento y desarrollo; sin embargo, el uso de tales sustancias para fines distintos a los de su campo de aplicación específico, puede dar por resultado efectos adversos sobre las aguas superficiales y subterráneas, los animales y plantas así como la calidad del suelo. Cabe destacar el rol particularmente significativo que juega la gran persistencia de numerosas sustancias tanto en el suelo como en el agua, así como los efectos tóxicos aún desconocidos, que pueden originarse por procesos aditivos y sinergéticos.

Existen estándares cuantitativos para  plaguicidas, abonos y reguladores de crecimiento, en forma de recomendaciones y reglamentos que contemplan los siguientes aspectos:

- ámbito de aplicación (cultivos, plagas),
- forma de aplicación (gránulos, emulsión, polvos),
- ocasión en que se aplica (por ejemplo, a partir de un determinado umbral económico),
- tiempo de espera (antes de su cosecha o consumo).

Los fabricantes indican las restricciones correspondientes, en general para sustancias específicas (ver Fichero de Sustancias), cumpliendo instrucciones de las autoridades (por ejemplo: del Centro Federal de Investigaciones Biológicas para Agricultura y Silvicultura, en la República Federal de Alemania o de la Secretaría de Salud y Bienestar Social, en México).

Las recomendaciones de uso para los abonos dependen, fundamentalmente, de los factores que determinan la producción. Si bien no se asigna importancia a la necesidad de adecuar dichos productos a las condiciones geoecológicas dadas, comienzan a vislumbrarse algunos esfuerzos en ese sentido. En los climas tropicales, por ejemplo, incluso incrementando la utilización de abonos se dan factores limitantes que fijan, forzosamente, la posible producción agrícola a un nivel considerablemente más bajo que el de áreas de cultivo similares en zonas subtropicales.

Las recomendaciones sobre reglas de aplicación de plaguicidas y tiempo de espera una vez aplicados estos productos se basan en aspectos toxicológicos de las cantidades residuales máximas legalmente permitidas. Sin embargo, este tipo de exigencia sólo se aplica a alimentos de origen vegetal destinados al consumo humano y no a forrajes. En algunos casos, se han producido perjuicios parcialmente irreparables por efectos combinados (no considerados) de numerosas sustancias, que sólo pueden ser sometidas a una recalificación gradual.

La posibilidad de hacer observar las reglas de aplicación se ve limitada por diversos factores:

- problemas lingüísticos (de interpretación),
- aspectos financieros,
- problemas de aceptación,
- problemas de capacitación,
- posibilidades de monitoreo.

El Código de Conducta de la FAO (como un ejemplo de estándares de comportamiento) trata de mejorar esta situación.