Cover Image
close this bookGuía de Protección Ambiental Tomo III: Catálogo de Estándares Ambientales (GTZ/BMZ, 1996, 663 pages)
close this folder3. Estándares para intervenciones ambientales
close this folder3.6 Cambios de uso del suelo
View the document3.6.1 Generalidades
View the document3.6.2 Actividades en los proyectos

3.6.1 Generalidades

En este manual se entiende por cambios de uso del suelo la:

- intensificación,
- extensificación y
- transformación

del uso del suelo, así como las modificaciones de la cubierta vegetal relacionadas con estos cambios.

Las modificaciones de la intensidad de uso se producen, en primera instancia, en el ámbito agrícola y forestal, con el objeto de ampliar las áreas de producción o bien para incrementar el rendimiento de las áreas disponibles para la agricultura y silvicultura. Otras medidas relacionadas con casos individuales de modificación de la intensidad de explotación como lo son, por ejemplo, el uso de abonos y plaguicidas, y la aplicación de medidas de riego o drenaje, serán tratados en los capítulos correspondientes.

La modificación de la cubierta vegetal puede traer aparejadas consecuencias negativas para:

- la aptitud de los suelos (por ejemplo, la erosión, la compactación, el deslavado de nutrientes),

- la superficie utilizable para agricultura y silvicultura (por ejemplo, la disminución de las áreas de bosques, la estepificación, la expansión de superficies denudadas, la desertificación),

- las condiciones de vida para la flora y fauna (por ejemplo, la modificación y la destrucción de biotopos),

- las condiciones climáticas (por ejemplo, la modificación de la velocidad del viento o de la tasa de contaminación) y

- las condiciones del régimen hídrico (por ejemplo, cambios en la tasa de recarga del acuífero, condiciones de escorrentía).

Los estándares para la intervención en la vegetación, es decir, para modificar la intensidad de aprovechamiento, pueden darse como exigencias o prohibiciones de uso o como recomendaciones/criterios para formas de explotación agropecuaria específicas para determinados sitios y regiones, las que no responden solamente a intereses económicos de corto plazo sino que también procuran conservar y mejorar:

- la aptitud a largo plazo de los recursos naturales económicamente relevantes (en especial el suelo y las existencias de agua potable) y

- las funciones ecológicas de las superficies (en especial lo referente a clima, régimen hídrico, mundo animal y vegetal),

para lograr así la combinación óptima o deseable de usos para los suelos de una región (estructura de usos)

Al conjunto de exigencias o prohibiciones de uso pertenecen valores límite tales como los que tratan:

- el establecimiento de zonas protegidas (áreas para reserva y protección de las aguas, reservas naturales, bosques de acceso restringido, etc. en los que no se permiten determinados usos o modificaciones de su uso),

- los compromisos de explotación (por ejemplo, respetar determinada forma de construcción, mantener la explotación agrícola),

- las ordenanzas para limitar el desbroce de los bosques sólo puede ser desbrozada una cuota determinada del área boscosa (tales reglamentaciones existen, por ejemplo, en Uruguay y en Brasil) y

- la obligatoriedad de recabar autorización para transformar tierras boscosas en tierras de cultivo o pastoreo, y viceversa (por ejemplo, en algunos laender de la República Federal de Alemania).

Todas estas prohibiciones y exigencias para el uso de la tierra tienen en común que dependen en gran medida de las condiciones geoecológicas regionales y locales y que, por ello, no pueden ser sencillamente copiadas para otras regiones o países. Sin embargo, esto no se aplica a los principios metodológicos, ecológicos y de planificación en los que todas ellas se basan.

Otros cambios en el uso del suelo se deben, ante todo, a procesos de urbanización (asentamientos humanos, infraestructura, establecimientos fabriles, etc.) o a la modificación de determinadas funciones (áreas protegidas, derechos de usufructo o explotación, etc.).