Cover Image
close this bookGuía de Protección Ambiental Tomo III: Catálogo de Estándares Ambientales (GTZ/BMZ, 1996, 663 pages)
close this folder4. Estándares de calidad ambiental
View the document4.1 Calidad del aire
View the document4.2 Situación climática
Open this folder and view contents4.3 Situación de ruido
Open this folder and view contents4.4 Oferta hídrica
Open this folder and view contents4.5 Calidad del agua
View the document4.6 Calidad del suelo
View the document4.7 Áreas aptas para la explotación agropecuaria y forestal
View the document4.8 Condiciones de los biotopos (funciones especiales de los biotopos)
View the document4.9 Calidad de los alimentos

4.7 Áreas aptas para la explotación agropecuaria y forestal

Las tierras aptas para la explotación agropecuaria producen la materia prima para la alimentación. La cantidad de tierra necesaria para cubrir la demanda de alimentos básicos por habitante varía según las condiciones geoecológicas (en especial la calidad del suelo, la oferta hídrica y el clima), las costumbres alimenticias y el estado de desarrollo de la tecnología agropecuaria. Esta superficie, que se calcula en base a la densidad de población de una región teniendo en cuenta las condiciones antes mencionadas, se tomará como estándar para determinar la superficie agropecuaria necesaria. Los estándares formulados con este criterio, solo tienen validez regional específica, en razón de los factores de influencia ya descritos.

Las áreas mínimas que se requieren para la explotación forestal se obtienen (sin considerar las funciones ecológicas del bosque) a partir de las demandas de madera de la población, así como de la demanda de todas las demás funciones útiles de un bosque (recreación, plantas medicinales, frutos, etc.). Esta área depende de las condiciones geoecológicas y de las costumbres de vida (por ej. demanda de madera como combustible para calefacción y cocción).

La disponibilidad de áreas aptas para la explotación agropecuaria y forestal, se ve influenciada en particular por los siguientes factores:

- cambio del uso de la tierra: transformación en otros tipos de aprovechamiento (los bosques en tierras de cultivo, las tierras dedicadas a actividades agropecuarias y forestales en asentamientos humanos, carreteras, asentamientos industriales, minería, etc.) y

- deterioro del suelo; destrucción del suelo aprovechable por acción de tóxicos, procesos erosivos, denudación, etc. como consecuencia directa o indirecta de otras actividades económicas o por prácticas agrícolas poco adecuadas a las condiciones locales que no preservan la aptitud del suelo a largo plazo.

Los estándares formulados en el sentido antes mencionado con respecto a la mínima superficie agropecuaria requerida son, en esencia, valores empíricos específicos para cada país y cada región. Esta superficie puede oscilar, según las condiciones previamente enumeradas, entre muchos kilómetros cuadrados (ganadería extensiva), aproximadamente un km cuadrado (cultivo rotativo), una hectárea (por ejemplo en el cultivo de arroz) y superficies incluso más pequeñas (horticultura). En cuanto a la explotación forestal, no se conocen los valores correspondientes.