Cover Image
close this bookGuía de Protección Ambiental Tomo III: Catálogo de Estándares Ambientales (GTZ/BMZ, 1996, 663 pages)
close this folder4. Estándares de calidad ambiental
View the document4.1 Calidad del aire
View the document4.2 Situación climática
Open this folder and view contents4.3 Situación de ruido
Open this folder and view contents4.4 Oferta hídrica
Open this folder and view contents4.5 Calidad del agua
View the document4.6 Calidad del suelo
View the document4.7 Áreas aptas para la explotación agropecuaria y forestal
View the document4.8 Condiciones de los biotopos (funciones especiales de los biotopos)
View the document4.9 Calidad de los alimentos

4.2 Situación climática

Los cambios climáticos pueden tener diversas causas antropógenas a saber:

- modificación de la cubierta superficial,
- medidas de riego o drenaje,
- intervención en el relieve,
- creación de lagos.

Según la magnitud de las intervenciones y las condiciones locales dadas, sus efectos pueden limitarse al ámbito local (topoclima) o extenderse a ámbitos mayores para ejercer efectos globales.

Los parámetros climáticos fundamentales son los siguientes:

- temperatura y perfil de temperaturas,
- humedad del aire,
- cantidad de precipitación,
- frecuencia de la formación de neblina,
- intensidad y dirección del viento,
- intensidad de la radiación.

Estos cambios se registran especialmente en el topoclima regional, donde se reflejan sus efectos sobre:

- las condiciones de producción agropecuaria (acumulación de aire frío, ecualización de picos de temperatura por acción de espejos de agua, etc.);

- la erosión del suelo por acción del viento (efecto de las pantallas de árboles, que protegen del viento);

- las condiciones de vida de animales y plantas, en especial las de microorganismos y, por ende, las de los agentes patógenos;

- la calidad del aire (diseminación de sustancias tóxicas);

- la salud y el bienestar de la población.

Decidir si un cambio climático es positivo o negativo depende absolutamente de cada situación particular y de la escala de valores aplicada para la evaluación (que deberá definirse en función de los requerimientos a satisfacer por cada uno de los componentes ambientales).

Una valoración de este tipo está siempre relacionada con un (grupo) receptor especifico. No existen estándares en un sentido más restringido; sin embargo, éstos podrían desarrollarse, al menos en forma de exigencias con respecto a condiciones climáticas deseables, tomando como base las condiciones que conducen a los impactos mencionados.