Cover Image
close this bookGuía de Protección Ambiental Tomo III: Catálogo de Estándares Ambientales (GTZ/BMZ, 1996, 663 pages)
close this folder4. Estándares de calidad ambiental
View the document4.1 Calidad del aire
View the document4.2 Situación climática
Open this folder and view contents4.3 Situación de ruido
Open this folder and view contents4.4 Oferta hídrica
Open this folder and view contents4.5 Calidad del agua
View the document4.6 Calidad del suelo
View the document4.7 Áreas aptas para la explotación agropecuaria y forestal
View the document4.8 Condiciones de los biotopos (funciones especiales de los biotopos)
View the document4.9 Calidad de los alimentos

4.9 Calidad de los alimentos

Existen criterios generales para determinar la calidad de los alimentos y que son, además de las características de calidad externas como peso y tamaño (basadas en estrategias de mercado), „características internas" como la ausencia de sustancias tóxicas, su valor nutricional y su sabor. En relación con los estándares ambientales, pueden utilizarse las sustancias contenidas en los alimentos como medida para la evaluación toxicológica o la admisibilidad de sustancias tóxicas en el ambiente, especialmente cuando se trata de agentes químicos auxiliares de la agricultura. Si bien su relación con los impactos ambientales de determinados proyectos sólo es indirecta, en el caso de estudios ambientales concretos pueden tomarse como base para definir criterios de calidad. Algunos de los estándares existentes pueden hallarse en las páginas informativas del Fichero de Sustancias. Mayores datos sobre la calidad de los alimentos y sobre la problemática de los residuos se hallarán en especial en la ordenanza que regula las cantidades máximas de plaguicidas y aflatoxinas, en el índice de plaguicidas (1990) del Instituto Biológico de Alemania para agronomía y silvicultura y en la "Food Additives Series (diferentes años) de la OMS. Los factores más importantes que influyen sobre el contenido de sustancias tóxicas en los alimentos son los siguientes:

- el contenido (natural o antrópicamente condicionado) de sustancias (tóxicas) en el suelo y en el agua de riego,
- la absorción de sustancias tóxicas contenidas en el aire,
- el uso de plaguicidas y abonos,
- el uso de fármacos en la cría de animales,
- los productos de la conversión biogenética.

Los tóxicos contenidos en el suelo o adheridos a las plantas pueden actuar indirectamente sobre el ser humano a través de la cadena trófica o alimentaria. En base a los posibles procesos acumulativos en la cadena alimentaria y de los efectos que estas sustancias ejercen sobre determinados receptores, puede ocurrir que un alimento contenga una concentración extremadamente perniciosa de tóxicos, sin que esto haya afectado de modo alguno el crecimiento de las plantas productoras.

Sin embargo, en algunos casos dados, pueden ejercer efectos adversos sobre sus posibilidades de reproducción y sobre su resistencia frente a determinadas plagas.

En qué medida la contaminación de un nicho ambiental puede ejercer influencia sobre el contenido de sustancias tóxicas en los alimentos, depende de la tasa de absorción específica de estas sustancias por parte de cada uno de los cultivos (los llamados "factores de transferencia"). Los estándares para los recursos ambientales por regla general no toman en cuenta los procesos de acumulación así como tampoco los fenómenos sinergéticos o específicos para determinados receptores.