Cover Image
close this bookGuía de Protección Ambiental Tomo III: Catálogo de Estándares Ambientales (GTZ/BMZ, 1996, 663 pages)
close this folder4. Estándares de calidad ambiental
close this folder4.5 Calidad del agua
View the document4.5.1 Generalidades
View the document4.5.2 Aspectos referidos específicamente al receptor

4.5.1 Generalidades

La calidad natural de las aguas superficiales y subterráneas se ve influenciada por sustancias que le son aportadas ininterrumpidamente y por la continua variación de los parámetros. El ingreso natural e inducido (por acción antrópica) de sustancias se neutraliza gracias a la capacidad de autodepuración de los cuerpos de agua; ésta se basa en la descomposición de tales sustancias por parte de organismos que se reproducen masivamente en el agua. Sin embargo, este proceso solamente se cumple hasta un cierto límite de contaminación que depende de cada sistema específico; una vez superado este límite, las características del agua pueden cambiar radicalmente.

El concepto " calidad del agua" se define a través de:

- las propiedades naturales de un cuerpo de agua, es decir, los niveles tróficos,
- el uso real o potencial y los requerimientos de calidad concomitantes.

Los impactos químicos y físicos (por ej.: aumentos de temperatura) pueden afectar la calidad del agua en forma tan adversa y persistente, que solamente será posible recuperar la calidad requerida recurriendo a tratamientos especiales.

Dado que los diferentes usos requieren distintos niveles de calidad, se han establecido estándares para usos específicos, en especial los siguientes:

- estándares para agua potable,
- estándares para agua/cuerpos de agua para higiene y natación,
- estándares para agua de riego en la agricultura,
- estándares para proteger la vida de los organismos acuáticos,
- estándares para provisión de agua industrial,
- estándares para abrevaderos.

Para asegurar la calidad del agua en términos generales, es decir, sin considerar un uso específico, se puede definir el estado en que se encuentra un cuerpo de agua a través de:

- la clasificación a que pertenece el cuerpo de agua según su calidad
- sus condiciones térmicas

Se puede recurrir a la clasificación de calidades para definir estándares de inmisión, con el objeto de alcanzar o mantener una determinada clase de calidad a nivel nacional o internacional (ver la sección "Derecho Ambiental Internacional" en el presente Catálogo)

Cuando se divide a un cuerpo de agua según clases de calidad, se considera en primera instancia su carga de materia orgánica, cuya biodegradabilidad está sujeta a condiciones de consumo de oxígeno.

Los cambios graduales de las condiciones biológicas en los cursos de agua, como los que ocurren en el transcurso del proceso de autodepuración, se describen en el sistema sapróbico en el cual las clases de calidad se corresponden con la existencia en las aguas de determinados organismos o combinaciones de organismos característicos. El sistema se basa en la observación de que en aguas contaminadas con sustancias tóxicas se desarrollan otras comunidades de organismos y otras frecuencias de ocurrencia que en las aguas no contaminadas. Si bien el sistema sapróbico (índice de saprobiedad) fue desarrollado para cursos de agua en Europa Central, es posible transferir sus principios a las condiciones reinantes en otras regiones (Refiérase el lector a los criterios de la OMS, de distintos años).

La determinación de la calidad del agua puede realizarse en forma relativamente sencilla, con ayuda de organismos característicos (indicadores) y parámetros químicos fácilmente registrables como lo son la temperatura, el pH, el contenido de oxígeno. En cambio, sólo es posible registrar la presencia de ciertas sustancias especiales (por ej.: los carbohidratos) aplicando métodos de laboratorio, en parte muy laboriosos. Los datos químicos sólo brindan valores aproximados de concentraciones frecuentes. También se está buscando una manera realista de representar el grado de contaminación del agua, con ayuda de parámetros grupales o aditivos (DBO, DQO). Al recurrir a estos parámetros, se simplifican los estudios, puesto que, desde el punto de vista del análisis analítico, es virtualmente imposible registrar toda la gama de posibles combinaciones de contaminantes. Una parte de las sustancias tóxicas serán tratadas en la sección "Sustancias químicas" del presente Catálogo. Los criterios fundamentales de la Comunidad Europea referentes a la calidad del agua y de los cuerpos de agua, con indicación de los parámetros y estándares figuran en la sección de Convenios Ambientales de la Comunidad Europea).

4.5.2 Aspectos referidos específicamente al receptor

1. Calidad del  agua/salud humana

El aprovechamiento de manantiales o cuerpos de agua superficiales y subterráneos para suministrar agua potable a los seres humanos (para consumo y para la higiene personal) está sujeto al cumplimiento de determinadas exigencias de calidad. Son muy pocos los casos en que el agua cruda, en especial la proveniente de cuerpos de agua superficiales, satisface los requerimientos cualitativos. Debido a las sustancias naturalmente contenidas en el agua, la contaminación antrópica y, eventualmente, también a las modificaciones que se producen durante su transporte, necesita ser sometida a un tratamiento.

El objetivo de la potabilización del agua es, por una parte, asegurar la salud humana, considerando el consumo permanente y de por vida, y por la otra, controlar ciertos aspectos sensoriales, como por ejemplo: su sabor, su olor.

Las exigencias de calidad que debe satisfacer el agua que se usa con fines recreativos, tiene por objeto permitir actividades tales como natación, deportes acuáticos, pesca, etc. sin que ello signifique una amenaza para la salud. Además de las normas estéticas que cubren aspectos tales como olor, transparencia, color, etc. también se consideran parámetros que representan amenazas para la salud, especialmente los que emergen de los constituyentes bacteriológicos del agua.

2. Preservación de la  flora y fauna

La modificación de la calidad natural del agua se refleja en los seres vivos de los ecosistemas acuáticos afectados, como por ejemplo, las bacterias, las algas y las plantas acuáticas. La contaminación del agua puede influir sobre las condiciones de vida naturales de manera muy diversa, produciendo:

- cambios en el contenido de oxígeno,
- cambios de temperatura,
- cambios en la oferta de nutrientes,
- efectos tóxicos directos.

Los efectos se evidencian en el comportamiento, la reproducción y la fisiología de los organismos. La resistencia a determinados tóxicos hace pasar a éstos a las próximas etapas en la cadena alimentaria. Los efectos perniciosos pueden alcanzar a organismos individuales o a determinadas especies. A esto se suman posibles efectos por combinación, debido a la presencia de diferentes sustancias.

3. Preservación de la eficiencia del equilibrio natural

El uso permanente - o al menos a largo plazo - del agua trae aparejado simultáneamente un cambio en este recurso natural. Por lo tanto, es necesario asegurar que siga siendo un factor de producción o potencial aprovechable para el ser humano durante el mayor tiempo posible. Los requerimientos de calidad de agua que plantea por una parte el sector agropecuario para satisfacer sus necesidades de riego y por otra parte algunas ramas de la industria, no pueden considerarse estándares ambientales en el verdadero sentido de la palabra, puesto que lo que se evalúa primordialmente en tales casos es la aptitud técnica del agua como materia prima. No obstante, estas calidades pueden tomarse como base para destacar la relevancia de determinados parámetros o sustancias contenidas en el agua (ver los criterios correspondientes publicados por la OMS, especialmente los que se refieren a "environmental engineering" (ingeniería ambiental) - OMS, 1990 y otros).