Cover Image
close this bookGuía de Protección Ambiental Tomo I: Introducción, Planificación Suprasectorial, Infraestructure (GTZ/BMZ, 1996, 587 pages)
close this folderInfraestructura
close this folder21. Construcciones hidráulicas rurales
View the document1. Descripción del ámbito de actividad
View the document2. Impacto ambiental y medidas de protección
View the document3. Análisis y evaluación de impacto ambiental. Fuentes de referencia.
View the document4. Relación con otros ámbitos de actividad
View the document5. Evaluación sinóptica de la relevancia ambiental
View the document6. Bibliografía

1. Descripción del ámbito de actividad

Las obras hidráulicas se dividen en:

- grandes obras hidráulicas
- (pequeñas) obras hidráulicas rurales
- construcción de canales y vías fluviales.

Dentro de la definición "obras hidráulicas rurales" se pueden agrupar las siguientes construcciones hidráulicas que se realizan en zonas rurales:

- presas y umbrales a fin de retener el agua para pequeñas instalaciones hidroeléctricas, para riego, abastecimiento de agua y regulación de la corriente;

- canales de ladera (cauces de evacuación y de drenaje) para fines de desagüe;

- estanques de retención como protección contra las aguas de avenida en pequeñas cuencas hidrográficas;

- pequeñas presas de terraplén de poca altura para el almacenamiento de agua y como protección contra inundaciones;

- obras de consolidación de las márgenes y del lecho, medidas de protección contra la erosión;

- canalización de cursos de agua (construcción de diques).

Las medidas de este tipo se llevan a cabo generalmente por razones económicas, bien con vistas a un mejor aprovechamiento de los recursos hídricos para los seres humanos, los animales, la producción (agricultura, industria) y los servicios, o bien con el objeto de impedir daños que pueda ocasionar el agua misma (inundaciones, erosión; aquí se incluyen los perjuicios resultantes de una ejecución deficiente de las obras de construcción).

En la mayoría de los casos, las construcciones hidráulicas rurales, pueden ser al mismo tiempo obras de aprovechamiento y de protección; un pequeño embalse, p. ej., puede servir para el abastecimiento de agua, pero también para la retención de la lluvia, pudiendo por tanto actuar como protección contra las crecidas, así como para la producción de pescado.

2. Impacto ambiental y medidas de protección

2.1 Generalidades

Las obras hidráulicas rurales afectan al medio ambiente y suponen injerencias en la naturaleza y el paisaje; pueden producir alteraciones de las condiciones marco y por lo tanto vitales, a través:

- de las construcciones en el agua y en las márgenes, y las intervenciones en el comportamiento natural de flujo, en el régimen freático y en el ciclo hídrico regional que éstas conllevan, así como

- del aprovechamiento de los recursos hídricos, basado en las obras citadas, para seres humanos y animales, para la producción (agricultura, industria) y para los servicios.

Condición necesaria para que las obras hidráulicas rurales ocasionen un bajo impacto ambiental y social es que:

- el planeamiento tenga en cuenta desde el principio todas las condiciones marco con sus consecuencias (también y precisamente aquellas a largo plazo) y que la instalación sea dimensionada basándose en el cálculo fidedigno de la demanda y de su desarrollo, así como de las posibilidades de pago por parte de los beneficiarios,

- las intervenciones sean reducidas, dentro de lo posible, o los efectos negativos se palien mediante medidas de compensación, y que no sean iniciados procesos irreversibles.

Respecto al aprovechamiento económico, es importante llamar la atención de los responsables activos y de los afectados sobre los impactos ambientales y las medidas a adoptar a fin de evitarlos o reducirlos, llevando a cabo una tarea de sensibilización/formación. Igualmente importante es garantizar una utilización de las instalaciones a largo plazo (operación/mantenimiento); ambos aspectos deben ser considerados ya en la etapa de planificación.

Los posibles impactos ambientales ocasionados por las obras y las medidas de protección ambiental son relevantes para los siguientes ámbitos:

(A) MEDIO AMBIENTE NATURAL: (a) el medio físico-geográfico y (b) el medio biológico

(B) MEDIO HUMANO: con todos sus aspectos sociales, socioeconómicos y culturales (también en lo relativo al aprovechamiento del recurso agua), así como las influencias sobre la vida humana y su calidad.

Debido a que las construcciones hidráulicas rurales están más bien diseñadas para un radio de acción local, es de esperar que se produzcan intervenciones y daños ambientales de menor importancia que en el ámbito de las grandes obras hidráulicas o de la construcción de canales y vías fluviales.

2.2 Presas y umbrales

2.2.1 Objetivos

Las presas y los umbrales se construyen principalmente con la intención de embalsar agua, para luego extraerla del curso y dedicarla a diferentes usos. En la mayor parte de los casos el agua es conducida por caída libre mediante canales de evacuación (véase también el punto 2.3: Canales de ladera) o cañerías. Sin embargo también puede ser extraída mediante elevadores hidráulicos (sifón) o bombas (con accionamiento a mano, por animales o a motor).

Las presas representan, por lo general, una injerencia mayor en el sistema acuático natural que los umbrales de poca altura. Sin embargo, ambas construcciones modifican las condiciones de flujo como el perfil del curso, la pendiente, la rugosidad, y por consiguiente la velocidad de la corriente y el caudal. Generalmente, los umbrales, al disminuir la pendiente de flujo, tienen sólo la función de estabilizar el lecho del río o riachuelo, así como de disminuir la erosión del lecho y de las márgenes. Desde el punto de vista hidráulico, las presas pequeñas funcionan según el mismo principio que las grandes, siendo, sin embargo, la intensidad de los impactos sobre el medio ambiente generalmente mucho menor.

2.2.2 Medio ambiente natural

(a) Medio físico-geográfico:

Aguas abajo de una presa pequeña se producirán efectos sobre el régimen hídrico, especialmente sobre el régimen de las aguas subterráneas, cuando la cantidad de agua extraída suponga una fracción relativamente grande del caudal del curso natural (p. ej., si el caudal desciende por debajo del caudal medio de estiaje). Si se desvía la totalidad de la corriente, lo cual ocurre con poca frecuencia, el curso fluvial se secará y el nivel freático descenderá. En cada caso particular, se debe comprobar y valorar, teniendo en cuenta las consecuencias, si se puede devolver la cantidad de agua extraída (restando las pérdidas resultantes, p. ej., debido al uso) al curso de agua natural o a los acuíferos subterráneos, y en caso afirmativo de qué forma. Para ello se debe ponderar exactamente si una extracción del 100 % es justificable ante el riesgo de ocasionar graves impactos en el régimen hídrico aguas abajo.

Si la cantidad de agua extraída es vertida de nuevo al río a poca distancia de la presa, corriente abajo (como, p. ej., en las microcentrales hidroeléctricas), el trayecto intermedio se ve afectado, p. ej., a consecuencia de la interrupción del arrastre de sedimentos y escombros provocada por el desarenador.

En caso de que el agua desviada se utilice cerca de las orillas para el riego, hay que contar en general con que una gran parte volverá al río por vía superficial o subterránea como agua de drenaje o de infiltración. Al uso del agua en la agricultura de riego, que cabe valorar positivamente, se contraponen, sin embargo, en el momento de su reintegración al ecosistema, fenómenos secundarios negativos como la salinización u otros cambios en la calidad del agua usada (como consecuencia del uso de abonos, aplicación de plaguicidas), los cuales pueden dar lugar a un deterioro considerable de la calidad del agua del río, incluso sobre largos trayectos.

Dependiendo del transporte de materiales en suspensión y de escombros (es decir, según el tipo de suelo y de su cobertura en la cuenca hidrográfica), se formarán bancos en el lecho del río, sobre todo delante de la presa (y con menos frecuencia en las zonas anteriores a umbrales), lo cual modificará las áreas de aforo y los niveles de agua. Esto puede hacer que las zonas ribereñas queden excesivamente expuestas, e incluso provocar desbordamientos e inundaciones, de tal manera que, - como en las grandes obras hidráulicas -, haya que construir aguas arriba pequeños terraplenes e incluso diques de contención como defensa,. Dado que éstos, a su vez, suponen una intervención en la naturaleza y en el paisaje; las consecuencias de tales obras deben ser sopesadas.

Dependiendo de las condiciones hidrogeológicas, los cambios del nivel de agua afectan también al nivel freático. De la zona de embalse hacia arriba se produce un efecto estabilizador, en parte incluso de elevación del nivel de las aguas subterráneas, mientras que aguas abajo el nivel freático puede descender. Los efectos de construcciones aisladas pequeñas, tienen solamente importancia a nivel local; por el contrario, una serie de pequeñas presas, p. ej., ya da lugar a un efecto de mayor alcance.

Dependiendo de la naturaleza del lecho fluvial, se producirán fenómenos de erosión corriente abajo como consecuencia de la retención de sedimentos en la presa.

(b) Medio biológico

Las plantas pueden reaccionar de forma extremadamente sensible ante cambios del nivel freático. La cantidad de agua disponible determina junto con otros factores la diversidad de especies.

Cuando, p. ej., debido a la relativamente fuerte extracción de agua, aguas abajo de una pequeña presa el lecho del río se seca por un largo período durante la época de estiaje, esto perjudica la diversidad de peces, insectos, pájaros y otras especies locales. Además, deberían considerarse los efectos de la separación de las corrientes superior e inferior, provocados ya por una presa pequeña, sobre las condiciones de vida y de migración de los peces (según el caso, construcción de pasos).

Aguas arriba de las presas pueden generarse, a causa de las modificaciones del flujo de corriente, zonas de aguas tranquilas, en las cuales el aporte de oxígeno se reduce considerablemente. Las consecuencias pueden ser tanto alteraciones de la fauna acuática, como también el establecimiento de agentes patógenos, que por otra parte pueden ser transmitidos a los seres humanos y los animales a través del agua. A fin de evitar esto último, debe pensarse en levantar vallados.

Otros impactos negativos sobre el medio ambiente pueden resultar de la tala de bosques, de ser necesaria, y de la construcción de vías de acceso para la ejecución de la obra.

2.2.3 Medio humano

Si la planificación es adecuada y al mismo tiempo se consideran los intereses de la población, de los habitantes que viven directamente a orillas del río y el derecho de aguas existente (ninguna obra puede ocasionar daños a las zonas de aguas abajo), cabe esperar que apenas se produzcan efectos negativos.

La posible aparición de zonas de aguas tranquilas corriente arriba de las presas, con aporte reducido de oxígeno, y el establecimiento de agentes patógenos transmisibles a través del agua, representa un peligro para la salud.

En cada caso hay que examinar las repercusiones que pudieran derivar de las obras del proyecto en la carga de trabajo de las mujeres, de acuerdo a cómo sea la división de trabajos específicos según el sexo, en los ámbitos tradicionales de aportación de agua y de labores agrícolas, y en la situación económica de la mujer.

2.3 Canales de ladera/Cauces de evacuación

2.3.1 Objetivos

Los canales de ladera se construyen para la desviación del agua de presas y otras extracciones de aguas fluviales. En forma de cauces de evacuación artificiales, éstos colectan también el agua de drenaje y de infiltración, que fluye por la fuerza de la gravedad, procedente de superficies colindantes (según el caso, de operación agrícola), por lo que sirven también para evitar el anegamiento de dichas superficies.

2.3.2 Medio ambiente natural

(a) Medio físico-geográfico

La construcción de canales de ladera/cauces de evacuación supone una intervención en la ladera o el terreno de trazado. Dependiendo del material del suelo, del método de construcción, así como del tamaño del canal (anchura, profundidad, régimen de aguas), debe asegurarse, mediante la elección de los parámetros adecuados,

- que la estabilidad de la ladera no resulte tan perjudicada, como para que se puedan producir deslizamientos de tierra;

- que no se produzcan deslizamientos de la ladera y fenómenos de erosión al pie del talud por corrientes de infiltración e incluso derrames de agua en taludes demasiado empinados y/o permeables. Las precipitaciones subsiguientes pueden incrementar los daños considerablemente y ocasionar perjuicios adicionales al erosionar los taludes externos desnudos de vegetación. Por otra parte, las olas provocadas por el viento pueden erosionar la parte interna de los taludes.

(b) Medio biológico

Los procesos de erosión y el deslizamiento de laderas arriba citados provocan impactos negativos. Por lo demás, el canal de ladera/cauce de evacuación puede realizar la función de un pequeño biotopo, afectando positivamente a la flora/fauna a lo largo de su trazado, como muestran muchos ejemplos (p. ej., en los Andes peruanos: vegetación a lo largo de los trazados de canales incas en zonas de características desérticas).

2.3.3 Medio humano

No son de esperar efectos negativos directos; éstos pueden producirse, con daños para los seres humanos, como consecuencia de los deslizamientos de laderas (inclusive inundaciones) como efectos secundarios.

2.4 Estanques de retención

2.4.1 Objetivos

Los estanques de retención como obras de protección para prevenir los peligros de las aguas de avenida en cuencas hidrográficas pequeñas, en zonas rurales, afectan a todos los ámbitos; son de esperar impactos negativos si la planificación y/o la ejecución de las obras de construcción o la operación de las instalaciones son inadecuadas. El cálculo de la máxima avenida, necesario para el dimensionamiento tanto del estanque de almacenamiento como del muro de contención, puede ser en algunos países extraordinariamente difícil, debido a la falta de datos hidráulicos básicos. Sin embargo, efectuar la planificación con el debido margen de reservas no es siempre posible por razones económicas.

2.4.2 Medio ambiente natural

(a) Medio físico-geográfico

El muro de contención y las instalaciones de descarga, los cuales en condiciones normales están abiertos, no suponen ningún perjuicio para el comportamiento de flujo de la corriente.

En caso de aguas de crecida, una parte del agua de avenida es almacenada en el estanque de retención mediante el cierre parcial de las instalaciones de cierre en la salida en dirección aguas abajo; esto puede tener los efectos siguientes:

- La escorrentía hacia la parte baja de la corriente es homogeneizada mediante el truncamiento de la punta de avenida (almacenamiento transitorio).

- Aguas abajo, la erosión y la sedimentación disminuyen, al no darse escorrentías extremas. En contraste con este efecto positivo, puede darse un abastecimiento insuficiente de minerales de los suelos de orilla y del sistema fluvial (según el caso, consecuencias para la flora/fauna) a causa de la sedimentación reducida.

- Siempre y cuando no se produzca una impermeabilización de los suelos como consecuencia del depósito de sedimentos finos (depende del material edáfico de la cuenca hidrográfica), se incrementan por un lado la superficie de infiltración en la zona de estancamiento (lecho del río), y por otro lado los tiempos de infiltración a causa del almacenamiento intermedio con la subsiguiente descarga más homogénea, lo cual afecta positivamente a la formación de nuevas aguas subterráneas.

- El depósito de material arcilloso en la zona de estancamiento (a menudo laterita) conduce a la formación de una capa impermeable en el lecho, lo cual tiene como efecto positivo la impermeabilización del embalse y conlleva la disponibilidad de agua durante más tiempo. Sin embargo, esto puede afectar de forma negativa al régimen de aguas subterráneas en el área del embalse y si el aporte de material continúa, puede reducirse la capacidad de almacenamiento y por lo tanto la funcionalidad del estanque de retención (Respecto a los impactos a consecuencia de daños en los muros de contención o en los diques del estanque de retención, véase el punto 2.5)

(b) Medio biológico

Durante la época de lluvias, la vegetación no resulta dañada de forma significativa a consecuencia de los períodos e intervalos de inundación, por lo general de corta duración, en la zona del estanque.

El aporte de sedimentos y deposición de materias en los terrenos circundantes y en la auténtica zona central del estanque de retención pueden ocasionar, según el tipo de sedimentos (proporción de humus), tanto perjuicios como ventajas para el crecimiento de las plantas.

La fauna se ve muy afectada por el estancamiento en el estanque de retención, debido a que en la mayoría de los casos dichos estanques de retención se llenan con gran rapidez debido a las copiosas lluvias en cuencas de superficie generalmente reducida, los animales tienen que huir rápidamente del agua ascendente, lo cual es problemático para algunos, e incluso puede llevar a su exterminio.

Para los animales que habitan zonas de inundación (sobre todo pájaros), así como para la vegetación estrechamente ligada al agua, las reducciones de los caudales de escorrentía producto de las retenciones transitorias pueden tener consecuencias negativas considerables, las cuales deben ser estudiadas en cada caso particular. Puede ocurrir que los hábitats circundantes resulten desecados.

2.4.3 Medio humano

Si la planificación, la ejecución de las obras y la operación son realizados conforme a las normas de arte, puede partirse de efectos principalmente positivos para el medio humano. Sin embargo, si durante la planificación se realizaron cálculos incorrectos sobre la máxima avenida que se puede esperar - algo que ocurre con frecuencia - debido a una base de datos básicos deficiente, o si el estanque de retención se opera inadecuadamente, pueden producirse inundaciones durante un aumento de las aguas de avenida, ocasionando de este modo daños tanto aguas arriba como aguas abajo.

La tarea de informar a la población sobre el sentido, objetivo y forma de funcionamiento del estanque, que debe llevarse a cabo ya al comienzo de la etapa de planificación, es necesaria y puede eliminar inseguridades. Para los estanques de retención deben elaborarse planes de inundación y de aprovechamiento, los cuales deben ser concertados con los vecinos y ejecutados por un miembro del pueblo que haya sido formado para este fin y sea responsable del funcionamiento.

2.5 Pequeñas presas de terraplén / Embalses

2.5.1 Objetivos

A menudo se construyen presas de terraplén de pocos metros de altura en un río/sistema de agua o en la correspondiente cuenca hidrográfica al pie de cañadas adecuadas o cortes de terreno, con el objeto de embalsar agua de superficie para diferentes usos (p. ej., abastecimiento de agua, riego) y tenerla a disposición, de ser posible, durante largos períodos o para todo el año.

Tanto las pequeñas presas, como los embalses resultantes, provocan impactos ambientales.

En parte, las pequeñas presas no son planeadas con tanto cuidado como las grandes presas. Esto se debe a que también no especialistas se aventuran en el sector de la construcción de diques y no se respetan reglas básicas. Los daños producidos al fallar una presa grande son considerablemente mayores, pero respecto a los fundamentos técnicos de construcción hidráulica es la misma en ambos tipos de presa.

Numerosos ejemplos de pequeñas presas de tierra destruidas muestran que las causas del daño se deben a fallos de planificación y de ejecución, así como a su deficiente mantenimiento, siendo estas causas las responsables de daños e impactos sobre el medio ambiente. En la mayor parte de los casos las causas principales son pendientes de talud demasiado inclinadas, rebosaderos de crecida de dimensiones demasiado reducidas e insuficientemente afianzadas contra el agua corriente, material de construcción inapropiado, así como una impermeabilización inexistente o defectuosa. Es importante mantener los animales herbívoros lejos de las presas de terraplén de construcción reciente, durante un tiempo suficientemente largo como para logren consolidarse y crezcan hierbas/plantas que protejan el suelo (cercado).

2.5.2 Medio ambiente natural

(a) Medio físico-geográfico

Considerando sus relaciones con el medio ambiente, un embalse o estanque provoca efectos similares a los de las grandes represas (véase el capítulo "Grandes construcciones hidráulicas").

En los embalses relativamente poco profundos hay que contar con un deterioro de la calidad del agua a consecuencia de la penetración de la luz hasta el lecho del depósito, del crecimiento de algas y otras plantas y del calentamiento del agua. Si abundan las sustancias nutritivas y el intercambio de agua es reducido, pueden darse procesos de eutrofización. La sedimentación, dependiente del tipo de suelo y de su cobertura en la cuenca hidrográfica, y el aporte - en zonas de abonado - de fosfatos (u otros productos químicos agrícolas), directamente o a través de los sedimentos, promueven estos cambios negativos de la calidad del agua y la formación de bancos en el lecho del embalse.

Si el ganado acude al embalse como abrevadero y permanece - según la profundidad de éste - durante largos períodos de tiempo en el agua, esta circunstancia incrementará considerablemente el efecto contaminante, y la calidad del agua empeorará hasta tal grado, que resultará cuestionable su uso como agua potable.

El nivel freático en las zonas próximas al dominio del embalse puede descender como consecuencia de la sustracción del agua de superficie que anteriormente se infiltraba en el suelo.

Si la ejecución del dique es deficiente o su mantenimiento inadecuado, puede producirse una ruptura, lo que conlleva considerables daños aguas abajo, o la pérdida total del agua por infiltración en el subsuelo.

(b) Medio biológico

Sobre todo en los parajes tropicales, proliferan insectos en las zonas de aguas poco profundas y tranquilas del embalse. Si además se utiliza el depósito como abrevadero del ganado y con ello se adiciona el efecto de los excrementos en las orillas o (según la profundidad) sobre toda la superficie del lago, aumenta considerablemente el peligro de transmisión de enfermedades inducidas por el agua.

La vegetación existente en la zona del embalse antes de la construcción de la presa es destruida al acumularse el agua. En su lugar se establece una flora acuática, siendo especialmente estimulado el crecimiento de algas. El desarrollo de la población de peces depende de la clase y cantidad de la vegetación existente en la zona de embalse. En clima tropical, el jacinto de agua (Eichhornia) puede expandirse de tal forma, que pronto cubra toda la superficie del lago, ocasionando fuertes daños a la fauna.

2.5.3 Medio humano

Bajo condiciones tropicales, puede incrementarse la incidencia de enfermedades ligadas al agua como esquistosomiasis, malaria etc. en los alrededores de los embalses, si no se toman las precauciones correspondientes respecto a la separación de los lugares para lavar, recoger agua y abrevar el ganado (a ser posible aguas abajo de la presa) con medidas de depuración (p. ej., filtros de arena) y de disposición de aguas residuales ( p. ej. letrinas VIP), en el marco de una amplia campaña de información70 de los usuarios en materia de higiene

70VIP-Latrine = Ventilated improved pit-latrine / pozos negros con aireación mejorada

En el caso de una planificación que se oriente hacia la población e incluya en la fase de ejecución el recurso de la autoayuda de dicha población, sobre todo incluyendo a las mujeres para la elección de los puntos de toma de agua (integración social), adjudicando superficies de cultivo "cash crop" (con el fin de mejorar los ingresos de los afectados), y en caso de que el aprovechamiento y cuidado se lleven a cabo adecuadamente, se pueden esperar de un embalse efectos socioeconómicos positivos.

El establecimiento de un pequeño embalse también puede hacer necesario el traslado de grupos residentes en la zona; una rotura de dique puede poner en peligro vidas humanas.

2.6 Obras de consolidación de las márgenes y del lecho

Las obras de consolidación de las márgenes y del lecho como medidas de control de la erosión en tramos limitados de pequeños cursos de agua o en construcciones hidráulicas rurales antiguas apenas si ocasionan efectos negativos sobre los diferentes medios, siempre y cuando se utilicen materiales de bajo impacto ambiental y adecuados a las circunstancias sobre el terreno, y la ejecución haya sido realizada conforme a las normas. Según la magnitud de la obra, esto debe comprobarse en cada caso particular.

2.7 Canalización (construcción de diques)

En general, pequeñas obras de canalización y de construcción de diques también pueden producir impactos negativos sobre los diferentes medios, como ya se describió en el capítulo sobre construcción de canales y vías fluviales.

Sin embargo, si tales obras se construyen como protección local sólo en los dominios de un pueblo, a fin de evitar peligros provocados por las aguas de crecida estacionales para los seres humanos, animales y materiales (p. ej., cosecha), y se garantiza una transición al curso natural de agua, corriente arriba y corriente abajo, adecuada a las circunstancias, apenas se puede contar con impactos negativos.

3. Análisis y evaluación de impacto ambiental. Fuentes de referencia.

Como se puede extraer de la exposición anterior de los posibles impactos que las construcciones hidráulicas rurales pueden ocasionar en el medio ambiente, las relaciones pueden ser complejas y difíciles de cuantificar y de demostrar, debido al tamaño, por lo general reducido, de las obras.

Las interacciones no son tan claramente reconocibles como en otros subsectores de la construcción de obras hidráulicas.

A fin de poder analizar y evaluar las alteraciones ocasionadas sobre la naturaleza y el medio ambiente, al iniciar un proyecto debe llevarse a cabo un estudio de las condiciones naturales, no sólo desde el punto de vista técnico (ingeniero hidráulico), sino también y sobre todo considerando los aspectos socioeconómicos y culturales (socioeconomía, etnología).

A este respecto, debe implicarse a los beneficiarios (hombres y mujeres/organización representante) a ser posible en una fase temprana y de forma amplia, debiendo prestarse especial atención a la integración de las mujeres. El análisis y la evaluación de los impactos ambientales abarca:

- la descripción, tan completa como sea posible, de la situación inicial dada;

- la elaboración de bases suficientes y seguras para la planificación técnica y ejecución de las obras relación pluviosidad-escorrentía, cantidad de agua disponible, terreno de fundación, estudio de la demanda, así como un análisis de la relación de costos y beneficios), implicando a la población y asegurándose de que estén dispuestos a dirigir más tarde la operación (personal, costos, tarifas);

- el estudio del comportamiento social de los usuarios en relación con el manejo de los recursos hídricos, con frecuencia origen de conflictos humanos (comercialización, estructuras de costos, forma de vida tradicional, autoadministración, métodos de cultivo y de comercialización agrícolas, ganadería y manejo de recursos forestales);

- la elaboración de concepciones de proyecto alternativas, a fin de alcanzar la mejor solución desde el punto de vista ecológico, socioeconómico y cultural, teniendo en cuenta los objetivos iniciales del proyecto e intentando alcanzarlos en la medida de lo posible (p. ej., también medidas complementarias para la reducción al mínimo de efectos secundarios no deseados).

Las dificultades para el análisis y la evaluación se deben a menudo a que se parte de una base de datos insuficiente; los impactos ocasionados por las obras y las intervenciones en la naturaleza y en el entorno socioeconómico son susceptibles de una descripción cualitativa, pero no se pueden cuantificar con suficiente exactitud. La comparación con los efectos de construcciones agropecuarias ya existentes situadas en zonas de características similares (población, clima, paisaje etc.) puede servir de gran ayuda para llegar a afirmaciones y soluciones más seguras. No obstante, aún no se cuenta con estándares de validez general para la cuantificación de los impactos.

Durante la planificación, ejecución y operación, cada proyecto debería, sin embargo, intentar respetar las exigencias de protección ambiental más estrictas posibles en el marco de las circunstancias socioeconómicas, mediante la sensibilización e información correspondientes.

4. Relación con otros ámbitos de actividad

Las obras hidráulicas rurales pueden estar relacionadas con todos los planeamientos u obras, cuyo objetivo directo o indirecto sea el aprovechamiento del agua, en los siguiente subsectores:

- planificación de la gestión de recursos hídricos,
- abastecimiento de agua en zonas rurales,
- disposición de residuos sólidos,
- construcción de canales y vías fluviales,
- control técnico de la erosión,
- grandes construcciones hidráulicas,
- ordenación del espacio y planificación regional,

así como los ámbitos del sector agrario:

- producción vegetal,
- protección vegetal,
- silvicultura,
- pesca y acuicultura y
- riego.

Especialmente la acumulación de efectos resultantes de los proyectos citados arriba (véanse los capítulos correspondientes) con impactos negativos de construcciones hidráulicas rurales puede provocar grandes daños.

5. Evaluación sinóptica de la relevancia ambiental

Es posible planificar y ejecutar proyectos hidráulicos rurales compatibles con la protección del medio ambiente. Existen soluciones técnicas que, sin embargo, deben ser complementadas con las circunstancias del marco socioeconómico y cultural. La opinión, todavía muy extendida, de que los proyectos hidráulicos rurales (es decir, pequeños), sólo necesitan un pequeño despliegue de fuerzas para su planificación y que, debido a su escasa envergadura en la mayoría de los casos, provocan efectos de poca incidencia o incidencia nula en el medio ambiente, de tal forma que su control no es generalmente necesario, es incorrecta.

Si la planificación y la ejecución de las obras de construcción hidráulica rurales son realizadas por especialistas con el cuidado requerido, es de esperar que los efectos ambientales negativos que se produzcan serán de menor importancia que en el caso de grandes construcciones hidráulicas o de la construcción de canales y vías fluviales. Debe garantizarse un control periódico de las instalaciones y su mantenimiento.

Precisamente, la posibilidad de daños en el entorno natural y humano debería ser una razón para comprobar, también en el caso de pequeñas construcciones hidráulicas, los intereses sociales y ambientales de la obra, a fin de conseguir un máximo de seguridad, dado el caso, mediante alternativas.

6. Bibliografía

Barret, G. W., Rosenberg, R. (Ed.): Stress Effects on Natural Ecosystems. Chichester, J. Wiley & Sohns, 1981.

Baumann, W. et al.: Ökologische Auswirkungen von Staudammvorhaben. Erkenntnisse und Folgerungen für die entwicklungspolitische Zusammenarbeit. BMZ-Forschungsbericht, vol. 60, Weltforum-Verlag, Colonia 1984.

Binder, W.: Gewässerpflege. 6. DVWK-Fortbildungslehrgang, Gewässerausbau, 1982.

Bunzel, M.: Ausbau, Renaturierung und Schutz von Fließgewässern. Geogr. Rundschau 39, cuaderno 6, 1987.

Deutsches Institut für Normung (DIN), Berlín:

DIN 19700 "Stauanlagen"

- Teil 10: Gemeinsame Festlegungen
- Teil 11: Talsperren
- Teil 12: Hochwasserrückhaltebecken
- Teil 13: Staustufen

Duckstein, L., Plate, E.J. (Ed.): Engineering Reliability and Risks in Water Resources. NATO ASI-Series, Series E: Applied Sciences, nº 124, Dordrecht, Boston, Lancaster: M. Nijhoff Publishers, 1987.

Gäbler, H.-J.: Voraussetzung und Grundsätze des naturnahen Wasserbaus in Schleswig-Holstein. 6. DVWK-Fortbildungslehrgang Gewässerbau, 1982.

Hansen, U. A.: Wasserbausteine im Deckwerkssbau. Westholsteinische Verlagsanstalt Boyens & Co, Heide, 1985.

Heitkemper, J.: Ausbau- und Verlegungsmaßnahmen an Gewässern im Rheinischen Braunkohlenrevier. 6. DVWK-Fortbildungslehrgang, 1982.

Hiessl, H. et al.: Anforderungen an ein ökologisch begründetes Sanierungskonzept für Fließgewässer. Wasser und Boden, cuaderno 2, 1990.

Hynes, H. B. N.: The Ecology of Running Waters. Liverpool University Press, 1979.

Kagerer, K.: Probleme der Landschaftsgestaltung beim Ausbau von Fließgewässern, erläutert am Beispiel des Donauausbaus zwischen Kelheim und Straubing. 6. DVWK Fortbildungslehrgang, 1982.

Langer, M.: Engineering Geology and Environmental Protection. Beitrag in Edg. Blücher Ltd. A (ed.) "De Mello Volume": 252 - 259, Sao Paulo 1989.

Langer, M.: Ingenieuergeologische Arbeiten zum Umweltschutz. Geol. Jahrbuch A127: 101 - 125, Hanover 1991.

Loske, K.-H., Vollmer, A.: Die Bewertung des ökologischen Zustandes von Fließ-gewässern. Wasser und Boden, cuaderno 2, 1990.

Niemeyer-Lüllwitz, A., Zucchi, H.: Fließgewässerkunde. Ökologie fließender Gewässer unter besonderer Berücksichtigung wasserbaulicher Eingriffe. Diesterweg Verlag, 1985.

Odum, H.T.: Systems Ecology: An Introduction. Wiley Inter-science Series of Texts and Monographs. New York, J. Wiley & Sons, 1982.

Petak, W. J.: Environmental Planning and Management: The Need for an Integrative Perspective. Environmental Manegement, vol. 4, nº 4, 1980, págs. 287 - 295.

Rochette, R. M. (Ed.): Le Sahel en Lutte contre la désertification. Leçons d'experiences. Comité Inter-Etats de Lutte contre la Sécheresse au Sahel (CILSS), Programme Allemand CILSS-GTZ (PAC), Verlag J. Margraf, Weikersheim, 1989.

Rückert, E., Stock, E.-H.: Integrierter Fließgewässerschutz, Möglichkeiten und Forderungen. Natur und Landschaft, 61, cuaderno 4, 1986.

Schlüter, U.: Pflanze als Baustoff, Ingenieuerbiologie in Praxis und Umwelt, 1986.

Schoff, M: Grundzüge der "Richtlinie für naturnahen Ausbau und Unterhaltung der Fließgewässer in Nordrhein-Westfalen". 6. DVWK-Fortbildungslehrgang Gewässerausbau, 1982.

Tehranien, Djamal: Die Relevanz der Umweltprobleme für die ökonomische Entwicklung in den Entwicklungsländern. Verlag K. Reim, 1976.

UNESCO: MAB; Expert panel on Project 4: Impact of human activities on the dynamics of arid and semi-arid zone ecosystems with particular atention to the effects of irrigation. París, 1975.

Varios autores: "Hydrogeologie und Gewässergüte". 24. Fortbildungslehrgang des BWK, Landesverband Schleswig-Holstein und Hamburg, Redsburgo, 1979.