Africa food supply outlook

Vigilancia Mundial FAO

 

Según un informe sobre el suministro de alimentos en el Africa subsahariana, 20 países atraviesan situaciones excepcionales de urgencia

 

(Versión PDF)


La cantidad de países del Africa subsahariana que atraviesa condiciones excepcionales de urgencia ha aumentado de 13 a 20 desde principios de 1997, según un informe especial de la FAO presentado el 24 de noviembre. Las importaciones de cereales de 1997-98 tendrían que ser mayores que las del año anterior, sobre todo porque el mal tiempo ha afectado las cosechas, según el informe sobre La situación del suministro de alimentos y las perspectivas de los cultivos en el Africa subsahariana.

En el Africa Oriental, la escasez de lluvias ha limitado la producción de granos en 1997. A principios de año una fuerte sequía golpeó el sur de Etiopía, Kenya, Somalia, Tanzania y Uganda, cuyas cosechas de cereales se redujeron considerablemente. Las lluvias erráticas de algunos meses después afectaron los principales cultivos de la estación, en particular en Eritrea, Etiopía, Tanzania y Uganda. Se prevé que la producción total de cereales del Africa Oriental correspondiente a 1997 será muy inferior a la buena cosecha del año pasado. Se anticipa que los países más afectados serán Tanzania y Uganda, cuyas cosechas de cereales se reducirán 30 y 27 por ciento respectivamente.

En la región de los Grandes Lagos, los precios de los alimentos son elevados y están aumentando. Si bien ha terminado la crisis de los refugiados, el suministro de alimentos sigue siendo precario. El regreso de masas de refugiados el pasado mes de diciembre ha incrementado agudamente la demanda de alimentos, pero la recuperación de la producción de alimentos no ha mantenido el mismo ritmo. Las condiciones adversas del clima han agravado la situación, al igual que el conflicto que se mantiene en algunas partes de Rwanda y en Burundi.

En Burundi la inseguridad, el mal tiempo y el embargo económico impuesto por los países vecinos se han combinado para limitar el crecimiento de la producción, lo que ha incrementado todavía más los precios hasta dejarlos fuera del alcance de una gran cantidad de personas vulnerables. La situación alimentaria de los refugiados rwandeses que todavía siguen en la República Democrática del Congo (antes Zaire) es en extremo precaria tras la salida obligada del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). En la República del Congo (Congo-Brazaville), el reciente conflicto ha obligado a muchas personas a abandonar sus hogares y ha perturbado de gravedad el suministro de alimentos.

Africa Occidental tiene perspectivas agrícolas ambiguas debido a la sequía que se presentó a mediados de la estación en muchas partes del Sahel, según el informe. La falta de lluvias en la mayor parte del Senegal, en Gambia y Mauritania en julio y agosto ha afectado seriamente a los cultivos. Aunque las lluvias llegaron a fines de agosto y en septiembre, siguen siendo malas las perspectivas de los cultivos de secano.

La situación es más crítica en Sierra Leona, donde la producción y el comercio se han visto perturbados por el conflicto civil y por la complicación de los vínculos diplomáticos y económicos con los países vecinos. "En Sierra Leona sigue siendo sombría la perspectiva del suministro de alimentos –según el Informe-. El acceso a los alimentos se ha vuelto difícil para grandes sectores de la población, debido a la escasez y al consecuente aumento de los precios, así como al desplome generalizado de los medios de subsistencia. Está aumentando la desnutrición y es probable que empeore por la imposición de las sanciones. Aunque se afirma que son muy favorables las condiciones de los cultivos y las organizaciones no gubernamentales han estado tratando de ayudar a los campesinos con insumos, la producción de alimentos está muy limitada por la inseguridad y por el desplazamiento de la población.

El suministro de alimentos en el sur de Africa sigue estable en general pese a que el mal tiempo ha afectado a las cosechas en algunas zonas y por "la amenaza en ciernes de una sequía inducida por El Niño más adelante en el ciclo agrícola recién iniciado". Según el informe las cosechas de cereales del sur de Africa correspondientes a 1997 están por encima de la media, pero son un 10 por ciento inferiores que las del año pasado. Malawi ha tenido sequía e inundaciones y la producción de cereales se ha reducido agudamente, produciendo una situación muy difícil en materia de alimentos.

El informe indica que en muchos países del sur de Africa las grandes reservas de cereales mantienen estable la situación en 1997-98. Pero prevalece cierta preocupación de que "el nerviosismo por una posible sequía inducida por El Niño" haga que algunos agricultores reserven más granos para sus familias y los importadores se vean obligados a buscar fuera de esa subregión. Los gobiernos, preparándose para la temida sequía, están alentando a los agricultores a sembrar variedades resistentes a la sequía y a adoptar mejores medidas para la conservación de los recursos hídricos.

El informe cita cuatro sectores prioritarios de acción para la comunidad internacional:

  • invertir la grave situación alimentaria en Sierra Leona;
  • dar ayuda alimentaria a una serie de países del Africa Oriental, en particular a Somalia, Tanzania y Etiopía;
  • mantener la ayuda de socorro en la región de los Grandes Lagos;
  • ayuda sostenida de los donantes para rehabilitar el sector agrícola de Rwanda, el de Liberia y los de otros países donde las perspectivas de paz duradera al fin son realidad.

28 de noviembre de 1997

Más información:



>

  FAO Home page 

>

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1997