Alerta especial sobre la interrupción del suministro de alimentos en la provincia de Kosovo, en la República Federal de Yugoslavia

 

Alerta especial sobre la interrupción del suministro de alimentos en la provincia de Kosovo, en la República Federal de Yugoslavia


En un alerta especial lanzada el 18 de marzo, la FAO ha advertido que si prosigue la violencia recientemente iniciada en la provincia de Kosovo, en la República Federal de Yugoslavia, podría tener graves consecuencias en la producción, suministro y disponibilidad de alimentos. Numerosas explotaciones agrícolas han sido abandonadas o destruidas y la distribución de alimentos tiene muchas dificultades.

Según este aviso: "De por sí en los años normales Kosovo es una zona con déficit de alimentos, donde la producción y la productividad tienen varios años de estar decayendo debido a los conflictos de las zonas circundantes, a las dificultades del terreno y a la mala calidad de los suelos... así como por una disminución de insumos agrícolas". Las cifras oficiales señalan que la producción agregada de trigo y maíz en Kosovo cayó más del 50 por ciento entre 1991 y 1996. Las pérdidas pecuarias durante los períodos de violencia han sido cuantiosas. La pérdida de varones en las fa000ias debido a la guerra también golpea con fuerza a las unidades de agricultura de subsistencia.

A causa de la violencia reciente han muerto alrededor de 80 personas, y otras 10 000, sobre todo mujeres y niños, han huido de la zona del municipio de Srbrica, que es el más afectado, así como de otros municipios vecinos: los de Mitrovice, Obiliq, Vushtrri y Lipjan. Muchas otras personas han huido para refugiarse con parientes en Montenegro.

En Kosovo viven cerca de dos millones de personas y más de la mitad son menores de 15 años. Se calcula que hay unas 500 000 personas económicamente activas, aunque el 25 por ciento de ellas están desempleadas. Esto significa que el trabajador mantiene a una gran cantidad de personas que dependen económicamente de ellos. La agricultura en esa provincia proporciona el 30 por ciento del PIB, considerablemente más que la media nacional que es de 22 por ciento.

Si continuara la violencia, se teme que pudiera extenderse a países vecinos como Albania, Macedonia y Bulgaria. Esto podría incrementar considerablemente la cantidad de personas desplazadas internamente y la emigración al extranjero, lo que impondría mayores presiones a las economías ya de por sí vulnerables de esos países. Se necesita con urgencia planificar de manera adecuada para estas situaciones imprevistas.

20 de marzo de 1998

Más información:


  FAO Home page 

 Búsquedas 

¿Sugerencias?: Webmaster@fao.org

©FAO, 1998