Cover Image
close this bookEl Personal Local de Salud y la Comunidad Frente a los Desastres Naturales (WHO)
View the document(introductory text...)
View the documentNota de agradecimiento
View the documentIntroducción: Función activa de la comunidad y de su personal de salud
View the documentPrimera parte: El impacto
Open this folder and view contentsCapítulo 1. Intervención de la comunidad en las acciones de salvamento
Open this folder and view contentsCapítulo 2. Las tareas del PLS
View the documentSegunda parte: Después del desastre
Open this folder and view contentsCapítulo 3. La acción de la comunidad
Open this folder and view contentsCapítulo 4. La acción del PLS
View the documentTercera parte: Prevenir y atenuar las consecuencias de los desastres
Open this folder and view contentsCapítulo 5. La acción de la comunidad
Open this folder and view contentsCapítulo 6. La acción del PLS
View the documentAnexo 1. Enfermedades que se deben vigilar en situación de refugio provisional
View the documentAnexo 2. Modelo de la ficha que han de utilizar los responsables de los grupos de familias para el parte médico en colaboración con el PLS
View the documentAnexo 3. Nutrición
View the documentAnexo 4. Qué hacer cuando la tierra tiembla
View the documentAnexo 5. Escala sísmica de Mercalli 1
View the documentAnexo 6. Mapas comunitarios de riesgos
View the documentAnexo 7. Signos de peligro en los edificios dañados por un desastre
View the documentAnexo 8. Mapas de recursos
View the documentAnexo 9. Material médico del PLS para casos de desastre
View the documentAnexo 10. Cuestionarios de autoevaluación para casos de desastre
View the documentAnexo 11. La Liga de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (LSCR)
View the documentAnexo 12. Pequeña biblioteca del PLS 1

Anexo 7. Signos de peligro en los edificios dañados por un desastre

Después de un terremoto o cualquier otro suceso que daña las casas, los habitantes...

... se sienten inseguros y angustiados por el peligro, las fisuras, las puertas que ya no cierran, etc...

... de repente vuelven a descubrir signos de deterioro, incluso los que ya existían...

... tienen constantemente la sensación de que los daños, fisuras y hundimientos aumentan día tras día.

Hay que estar preparados para responder a preguntas como estas:

Mi casa, ¿corre peligro de derrumbarse..?

... ¿y si hay otro temblor...?

... ¿qué se puede hacer para reforzar la casa?


Reacción de los edificios al choque

¡CUIDADO!: Casi siempre los tres tipos de acción van unidos, produciéndose a la vez daños y fisuras de tipos diferentes.


Las inundaciones provocan la disminución de la solidez de los terrenos, con riesgo de que se hundan los cimientos.

Las construcciones en adobe, mampostería y hormigón flaco absorben agua y pueden derrumbarse incluso sin que se hundan los cimientos.

Las grietas indican el punto que ha cedido.

Los riesgos aumentan si se prolonga la inundación: ¡vigílense las fisuras!


Figura


Figura


Los ciclones provocan sobre todo daños en tejados y ventanas, y a veces también en los elementos estructurales que no son suficientemente rígidos.


Figura


Figura

A causa del descenso de la presión atmosférica que precede al huracán, el edificio puede «reventar», apareciendo grietas en los muros.

Los corrimientos de tierras provocan el hundimiento de los cimientos o los muros exteriores, como sucede en caso de inundaciones o ciclones.

Sea cual fuere la causa de los daños, hay que reconoer las situaciones peligrosas:

- grietas que provocan el desplazamiento de los elementos estructurales.


La fachada está como separada de la estructura del edificio y puede por tanto derrumbarse.

Grietas verticales en los muros maestros u horizontales en los pisos cercanos y paralelos a la fachada.


El edificio está como cortado verticalmente. Las diferentes partes pueden separarse en caso de una nueva sacudida.

Grietas verticales en las paredes interiores, situadas sobre el mismo eje en todos los pisos.


En este caso hay empujes horizontales en la parte alta de los muros, que tienden a abrir el edificio.

Grietas en las esquinas, que aumentan de abajo a arriba.


En este caso los muros sufren empujes horizontales que no son contrarrestados y tienden a abrir el edificio.

Grietas en las bóvedas, paralelas a los muros exteriores.

- grietas que muestran la ruptura de los elementos estructurales


En este caso hay ruptura de los elementos estructurales. El suelo puede hundirse.

Grietas transversales en relación con la orientación de los suelos o de las vigas.


Las escaleras y los balcones no tienen más que un punto de apoyo. Si ese punto cede, se hundirán.

Grietas en la base de los peldaños de las escaleras que se apoyan sobre los muros. Grietas en el embaldosado de los balcones.


En este caso el tabique no está fijo. Corre el riesgo de caerse.

Grietas de los dos lados de los tabiques ligeros y a lo largo del techo.


En este caso la sacudida ha sido fuerte y los elementos metálicos no desempeñan su función. La estructura no puede resistir.

Grietas en las estructuras de cemento armado que permiten ver los elementos metálicos.

Las demás grietas, por importantes que parezcan, no son peligrosas:


No hay desplazamiento de los elementos estructurales verticales (muros, pilares, etc.) y horizontales (suelos, etc.)

Grietas oblicuas


Las viguetas están separadas entre sí, pero conservan su resistencia.

Grietas de los suelos paralelas a las viguetas


Los elementos estructurales están debilitados, pero, en conjunto, el edificio resiste.

Grietas irregulares en las paredes de los diferentes pisos.


Si el perímetro de apoyo no puede ensancharse, es muy difícil que las bóvedas, o los arcos, cedan.

Grietas en los arcos o bóvedas que no se apoyan sobre los muros exteriores.

Qué hacer de inmediato para evitar que aumenten los daños y asegurar la habitabilidad de los edificios:


Figura

Proteger el edificio de daños ulteriores debidos a la lluvia y las infiltraciones:

· Reemplazar las tejas rotas o proteger el tejado con plásticos, uralita, etc.
· Reparar los daños que hayan sufrido las tuberías.


Figura

Apuntalar los elementos inseguros que son necesarios para habitar el edificio: escaleras, dinteles, suelos, paredes maestras.


Figura

Demoler los elementos poco seguros y que no sean necesarios para habitar el edificio: falsos techos, balcones, chimeneas, etc.


Figura

Neutralizar los empujes horizontales que antes estaban equilibrados y que ya no lo están porque se ha derrumbado un elemento.