Cover Image
close this bookEl Personal Local de Salud y la Comunidad Frente a los Desastres Naturales (WHO)
close this folderCapítulo 2. Las tareas del PLS
View the documentOrganización del CSH para las situaciones de urgencia
View the documentClasificación
View the documentAtención de urgencia

Organización del CSH para las situaciones de urgencia

Lo antes posible después del impacto todo el PLS debe incorporarse al CSH donde trabaje habitualmente. En primer lugar hay que evaluar rápidamente los posibles daños que haya sufrido el edificio y el equipo sanitario y decidir si el CSH puede utilizarse aún, o si es mejor trasladar la base de operaciones del PLS a otro edificio menos dañado o a un refugio provisional (tienda de campaña u otro). En ese caso se organizará rápidamente un nuevo CSH utilizando el equipo y el material sanitario que se haya podido recuperar.

La experiencia muestra que durante las primeras horas son sobre todo los padres, los amigos y los voluntarios locales quienes trasladan los heridos al CSH. Hay que prepararse para recibirlos, acondicionando un lugar donde el personal de salud pueda clasificarlos por categorías para atenderlos, mientras que los voluntarios que ayudan al PLS se ocupan de su recepción.

Cuando el PLS sea lo bastante numeroso para recibir a los heridos en el CSH podrán organizarse uno o varios puestos avanzados donde se realicen las acciones de salvamento y se presten los primeros auxilios a las personas rescatadas, antes de su traslado al CSH.

El PLS también puede intervenir antes del rescate de un damnificado aplicando, por ejemplo, un torniquete cuando tenga un brazo o una pierna aplastada o haya perdido la sensibilidad de los dedos de la mano o del pie (evitándose así el síndrome de aplastamiento).