Cover Image
close this bookCiudades en Peligro - Ciudades más Seguras... antes de un Desastre (DIRDN)
View the document(introductory text...)
View the documentEditorial
Open this folder and view contentsParte I: Los desastres en las ciudades
Open this folder and view contentsParte II: ¿Qué se está haciendo?
Open this folder and view contentsParte III: ¿Hacia dónde nos encaminamos?

Editorial

En 1992, durante la Cumbre de la Tierra que se celebró en Río de Janeiro, se presentó el Programa 21 como plan modelo para lograr un desarrollo sostenible. El Programa 21 demuestra el compromiso y buena voluntad universal para que el mundo sea próspero, justo y habitable. El plan de acción de Río parte de la premisa de que el desarrollo sostenible no es sólo una opción, sino una obligación. También se basa en la creencia de que se puede lograr un desarrollo sostenible si se toman las medidas adecuadas.

Tres años antes, en 1989, la comunidad internacional había aprobado una medida innovativa y de gran alcance para contrarrestar las amenazas de desastres naturales. La Asamblea General de las Naciones Unidas designó la década de los noventa como el Decenio Internacional para la Reducción de los Desastres Naturales, y proclamó un marco de acción multisectorial. Durante la Conferencia Mundial sobre la Reducción de los Desastres, que se celebró en Yokohama (Japón), en mayo de 1994, se presentó un examen de la marcha del Decenio en su primera mitad. La Estrategia de Yokohama y el Plan de Acción confirman y fortalecen el objetivo del DIRDN de reducir la pérdida de vidas, los daños materiales y los trastornos sociales y económicos causados por desastres naturales, tecnológicos y ambientales.

En junio de este ano, la comunidad internacional concertó un meticuloso proceso para desarrollar una agenda con dos cuestiones de importancia global: "Adecuados refugios para todos" y "Asentamientos humanos sostenibles en un mundo urbanizado". La II Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Asentamientos Humanos, que se celebró en Estambul, propuso un ciclo de conferencias temáticas internacionales como broche de oro. La agenda Habitat es una llamada a la acción mundial y ofrece una visión positiva de los asentamientos humanos sostenibles.

Las tres conferencias y sus respectivos planes de acción están estrechamente entrelazadas en un compromiso general por un mundo justo y seguro en el siglo XXI. También tienen en común muchos campos específicos de acción. Uno de esos campos es la reducción de la vulnerabilidad de la gente a las amenazas de la naturaleza y de la tierra. Proteger las vidas, los bienes personales, los medios de producción y financieros y las infraestructuras tiene que formar parte integrante de los planes y medidas nacionales para el logro de un desarrollo sostenible.

Esta publicación hace hincapié en la amenaza de los peligros naturales, ambientales y tecnológicos en lugares de creciente interés: los asentamientos urbanos y ciudades del futuro. Se ilustra, con mucho más detalle, nuestro potencial para combatir esas amenazas de un modo eficaz.

Durante la conmemoración del cincuenta aniversario de las Naciones Unidas, en noviembre de 1995, los Estados Miembros firmaron una Declaración que reafirma el propósito y los principios de la Carta de las Naciones Unidas. Al mismo tiempo, aprovecharon la oportunidad para solicitar la ayuda de las Naciones Unidas a los que sufren y se encuentran en situación desventajosa.

Para favorecer el crecimiento económico sostenido, el desarrollo social, la protección del Medio Ambiente y la justicia social en el cumplimiento de los compromisos acordados en materia de cooperación internacional para el desarrollo, los Estados Miembros declararon su intención de "intensificar la cooperación en materia relacionada con la prevención de desastres naturales, tecnológicos y provocados por el hombre, ayuda en casos de desastre, rehabilitación y ayuda humanitaria posterior a las catástrofes, para aumentar la capacidad de los países afectados a hacer frente a esas situaciones".

Para las "ciudades en peligro", no se puede retrasar la acción.

S.E. Manuel Dengo
Embajador de Costa Rica en las Naciones Unidas
Presidente, Grupo de Contacto del DIRDN, Ginebra, Suiza.