Cover Image
close this bookDIRDN - Informa - Número 13, 1998 (DIRDN)
View the document(introductory text...)
View the documentEditorial - El uso de los medios de comunicación masivos en la prevención
Open this folder and view contentsNoticias de la secretaría del DIRDN
Open this folder and view contentsTema especial - Los medios de comunicación y la prevención de desastres en la región
View the documentContribuciones - Perú: Reconstruir bajo nuevos criterios o repetir el error
View the documentCalendario de actividades 1998
Open this folder and view contentsSocios in acción
View the documentMultimedia

Editorial - El uso de los medios de comunicación masivos en la prevención

La prevención de desastres comienza con el acceso a una información oportuna y veraz. Cuando no existe claridad en la percepción del riesgo, predomina en nosotros la tendencia a minimizar las posibles consecuencias de un evento.

Las técnicas de difusión colectiva (prensa escrita, radio, televisión) tienen la similitud de ser medios de comunicación que a través de la palabra escrita, el sonido o la imagen, informan sobre lo que ocurre en el mundo, reflejan la realidad de este, explican el significado de los hechos, orientan y educan.

Si informar es comunicar el conocimiento más completo posible de un hecho, en este caso sobre los fenómenos naturales, lo ideal sería que el periodista y el medio eviten el sensacionalismo y el alarmismo, que expliquen los eventos de la forma más clara y sencilla posible, también ofrezcan los datos necesarios, antecedentes, información seria y de utilidad para responder a una emergencia.

En el momento en que ocurre un desastre el volumen de información aumenta y se diversifica, por ello el comunicador tiene derecho y debe procurar recibir preparación sobre temas relacionados con los eventos naturales; esta información es delicada y su tratamiento requiere de conocimiento especializado; los medios de comunicación de la comunidad afectada pueden acentuar la tragedia y el desorden o colaborar con la tarea de prevención y mitigación.

Actualmente, gracias al avance científico y tecnológico se pueden pronosticar muchos fenómenos naturales; asimismo los medios de comunicación juegan un papel fundamental en la difusión de estos mediante mensajes educativos que llegan a grandes grupos de personas a través de la radio, televisión, revistas y volantes entre otros; además de cumplir con su labor de esclarecer, orientar e informar correctamente. También, la incorporación de la más novedosa tecnología: el uso de Internet, el correo electrónico y toda una red informática que permite abrir una gama de conocimientos mundiales, ha optimizado los recursos humanos y generado un periodismo mucho más ágil.

La comunicación para la prevención es un proceso que requiere la acción conjunta de diferentes disciplinas y en este el comunicador facilita el acceso de la población a la adquisición de conocimientos básicos. La información pública, por su lado, en términos de campañas y sensibilización masiva, es un componente importante para fomentar una cultura de prevención de desastres (concepto que no está arraigado en nuestra región). Asimismo, el uso de los medios de comunicación colectivos como vehículos para llegar a un público amplio en todas sus expresiones (escrito, televisivo, radiofónico y electrónico) son herramientas que coadyuvan a un cambio de actitud hacia nuestra sociedad. Otro elemento indispensable para la prevención y toma de decisiones en el ámbito político, es el poder accesar a un tipo de información dirigida que sirva para realizar análisis y emprender acciones.

Consideramos que la responsabilidad social de los medios de comunicación es la de informar verazmente sobre el riesgo y educar para enfrentarlo. El tema de desastres normalmente solo recibe cobertura DURANTE o inmediatamente después del impacto de una catástrofe. Sin embargo, el reto consiste en que estos tomen en cuenta el valor noticioso para informar sobre las medidas de reducción del riesgo y temas formativos sobre prevención, porque como dice el refrán "Más vale prevenir que lamentar".

Sabemos que geográficamente América Latina y el Caribe es una región vulnerable a los desastres naturales de origen climatológico y geológicos y con nuestro comportamiento estamos alterando el medio ambiente y los ciclos ecológicos: deforestación desmedida, cultivo y pastoreo excesivos y asentamiento de poblaciones en zonas de alto riesgo entre otros. En otras palabras, el riesgo y la vulnerabilidad de la región se ven incrementados por actividades humanas, sin embargo, nuestras actitudes y acciones pueden jugar un papel definitivo en la prevención y mitigación de los desastres naturales. Es aquí cuando entra en juego el factor de comunicación y el acceso a la información apropiada para fomentar una cultura de prevención, pero, ¿Así lo entendemos todos?

Por la relevancia del tema, es que la Campaña de 1998 del Decenio trata sobre "La Prevención de los Desastres Naturales comienza con la Información" con el propósito de enlistar a los medios de comunicación y comunicadores, como socios comprometidos en promover las medidas de prevención ante los fenómenos naturales.


Figura

En esta edición del DIRDN Informa, entregamos una serie de artículos, experiencias y criterios de expertos.