Cover Image
close this bookEl Personal Local de Salud y la Comunidad Frente a los Desastres Naturales (WHO)
close this folderCapítulo 4. La acción del PLS
View the documentProblemas de salud después del desastre y organización del PLS
View the documentVigilancia del estado de salud de la comunidad
View the documentVacunaciones
View the documentNutrición
View the documentEducación sanitaria y saneamiento
View the documentSalud mental
View the documentGrupos vulnerables
View the documentInformes periódicos del PLS

Grupos vulnerables

Entre los diferentes miembros de la comunidad se pueden identificar grupos que, por estar expuestos antes del desastre a riesgos específicos, pueden tropezar con mayores dificultades. El peligro estriba en la acción potencialmente nociva que ejerce el medio en esos grupos después del desastre. Hay que considerar dos aspectos:

· el aspecto biológico, es decir, el estado particular de debilidad relativa de determinadas personas en relación con las dificultades que pueden presentarse después del desastre;

· el aspecto social, es decir, los componentes culturales y sociopolíticos específicos que pueden crear dificultades para determinados grupos.


Figura

Están expuestos a los riesgos biológicos las mujeres embarazadas y las lactantes, los niños en los primeros años de su vida y las personas que padecen enfermedades crónicas. Para todos esos grupos suponen riesgos suplementarios los siguientes factores:

· la exposición a cambios climáticos (frío, humedad, variaciones bruscas, viento),

· la dificultad de observar el régimen alimenticio prescrito (carestía de ciertos alimentos, dificultad para preparar las comidas),

· el hecho de que la vida cotidiana imponga estrés y un mayor gasto de energía (traslados, transporte de objetos, trabajos, etc.),

· la mayor frecuencia de pequeños accidentes (heridas, traumatismos, quemaduras, etc.), que pueden desequilibrar un estado precario,

· la falta de objetos que facilitan la vida (gafas, pilas para el audífono, etc.),

· las posibles dificultades, retrasos o irregularidades en el suministro de medicamentos particulares necesarios (antihipertensivos, insulina, etc.).

La importancia de los riesgos de carácter social varía mucho según las sociedades. En ciertos casos, por efecto de supersticiones, creencias religiosas o rumores se suele buscar a los «culpables» del desastre. Puede haber reflejos de exclusión o agresividad contra grupos sociales o ciertos individuos. En otros casos, el desastre puede reforzar (pasado el primer periodo de solidaridad y ayuda mutua) mecanismos de exclusión y marginación ya presentes en la vida social. Están expuestos a esos riesgos determinados grupos sociales o individuos: inmigrantes, enfermos mentales, discapacitados, pobres y, en general, los grupos socialmente más débiles o «diferentes». Todos los riesgos sociales se acentúan y aceleran por la aparición de fenómenos de corrupción, delincuencia y degradación de la vida política.

El PLS debe organizar programas específicos para los grupos vulnerables. Todos los programas facilitarán la relación entre personas con los mismos problemas, la ayuda mutua y la solidaridad de la comunidad. En informes periódicos del PLS se deben tener en cuenta los suministros especiales que necesitan los grupos vulnerables.


Figura