Cover Image
close this bookUso de Medicamentos Esenciales: Octava Informe del Comité de Expertos de la OMS (WHO - OMS, 1998, 88 p.)
View the document(introduction...)
View the document1 Introducción
View the document2 Pautas para establecer un programa nacional de medicamentos esenciales
View the document3 Criterios de selección de los medicamentos esenciales
View the document4 Pautas para seleccionar las formas farmacéuticas
Open this folder and view contents5 Garantía de la calidad
Open this folder and view contents6 Agentes antiinfecciosos de reserva y vigilancia de la resistencia
View the document7 Aplicaciones del concepto de medicamento esencial
Open this folder and view contents8 Medicamentos esenciales y atención primaria de salud
View the document9 Donaciones de medicamentos
View the document10 Estudios de los medicamentos después del registro
Open this folder and view contents11 Actividades de investigación y desarrollo
View the document12 Nomenclatura
View the document13 Actividades de información y educación relativas a los medicamentos
View the document14 Selección y actualización de las listas de medicamentos esenciales
View the document15 Lista modelo de medicamentos esenciales (10a lista)
View the document16 Consideraciones y cambios realizados en la revisión de la lista modelo
View the document17 Glosario de términos usados en el informe
View the documentNota de agradecimiento
View the documentReferencias
View the documentAnexo 1: Formulario para solicitar la inclusión en la lista modelo de medicamentos esenciales1
View the documentOtras Publicaciones de la OMS Sobre Temas Afines
View the documentCubierta Posterior

14 Selección y actualización de las listas de medicamentos esenciales

Una lista de medicamentos esenciales debe ser suficientemente flexible para dar cabida, según sea necesario, a otros medicamentos, a nueva información sobre los productos en uso y a cambios en la condición de las sustancias sujetas a fiscalización internacional. La experiencia con la lista modelo original y las revisiones sucesivas, así como con las listas regionales y nacionales de medicamentos esenciales, ha confirmado la necesidad de efectuar revisiones y actualizaciones periódicas. Las revisiones son indispensables no sólo debido a los adelantos logrados en la farmacoterapia, sino también para atender las necesidades de la práctica conforme a lo que indica la experiencia. Sin duda, no son convenientes cambios frecuentes y amplios, porque alteran los procedimientos de adquisición y distribución y pueden repercutir en la capacitación del personal de salud. Por esta razón, en la lista modelo se ha mantenido una serie de medicamentos que, en gran medida, se han reemplazado en los países donde existe una variedad más amplia de productos nuevos, pero que siguen usándose con frecuencia y con resultados satisfactorios en otros lugares. En sus deliberaciones para la revisión y actualización de la lista modelo, el Comité tuvo en cuenta las siguientes declaraciones que figuraban en el primer informe:

1. La medida en que los diversos países apliquen sistemas o establezcan listas de medicamentos esenciales es una decisión de política nacional de cada país.

2. En lo que atañe a los servicios de salud de los países en desarrollo, la adquisición y el empleo sistematizados de los medicamentos esenciales ofrece muchas ventajas en cuanto a economía y eficacia. Sin embargo, el concepto de «listas de medicamentos esenciales» debe adaptarse a una diversidad de situaciones locales para que esas listas respondan a las verdaderas necesidades sanitarias de la mayoría de la población.

3. Hay razones convincentes para justificar que la OMS proponga listas de medicamentos esenciales, a modo de «orientación» o «modelo», con el fin de contribuir a resolver los problemas de los Estados Miembros cuyas necesidades de salud exceden con mucho de sus recursos y para los cuales puede ser difícil iniciar por sí mismos esa tarea.

4. Estas listas «modelo» o de «orientación» deben interpretarse como un intento de identificación provisional de un «núcleo común» de necesidades básicas, de aplicación y pertinencia universales. Cuanto más se aparten de ese núcleo las necesidades locales, mayor será la conveniencia de que las autoridades sanitarias o sectores específicos de los servicios de salud procedan a la adaptación de esas listas. Así pues, toda lista propuesta por la OMS debe tener por objeto indicar un orden de prioridades en necesidades de medicamentos, en el bien entendido de que la exclusión de un medicamento no significa su rechazo. Una lista de medicamentos esenciales no quiere decir que los que no figuran en ella son inútiles, sino, simplemente, que en una situación determinada los medicamentos incluidos son los más necesarios para prestar asistencia de salud a la mayoría de la población, y que, por consiguiente, se debe disponer de ellos siempre en suficiente cantidad y en las formas farmacéuticas adecuadas.

5. La selección de medicamentos esenciales es un proceso continuo en el que se tienen en cuenta las modificaciones en el orden de prioridades de la salud pública y en las condiciones epidemiológicas, así como los adelantos en los conocimientos farmacológicos y farmacéuticos. La selección se deberá acompañar de una acción concomitante encaminada a informar al personal de salud y a darle formación teórica y práctica sobre el empleo adecuado de los medicamentos.

La OMS prestará siempre la debida atención a las solicitudes para añadir medicamentos a la lista modelo. En el anexo 1 se presenta un formulario de solicitud.