Cover Image
close this bookLecciones Aprendidas en América Latina de Mitigación de Desastres en Instalaciones de la Salud (PAHO-OPS, 1997, 116 p.)
View the document(introduction...)
View the documentPrefacio
View the documentIntroducción
Open this folder and view contentsCapítulo 1: Antecedentes
Open this folder and view contentsCapítulo 2: Costo - efectividad
Open this folder and view contentsCapítulo 3: Experiencias en América Latina en materia de mitigación y estudios de vulnerabilidad. Estudios de casos
View the documentCapítulo 4: Conclusiones y recomendaciones
View the documentAnexo 1: Estrategia para implementar un programa nacional de mitigación de desastres en hospitales (Orientado a la reducción de la vulnerabilidad sísmica)
View the documentAnexo 2: Escala de Richter
View the documentAnexo 3: Escala modificada de Mercalli
View the documentAnexo 4: Listado de abreviaciones

Capítulo 4: Conclusiones y recomendaciones

1. En el presente siglo, la frecuencia y severidad de desastres naturales de origen geológico en América Latina, y con menor incidencia en el Caribe, ha provocado daños considerables a la infraestructura de salud. Aproximadamente un 50% de los cerca de 15.000 hospitales existentes en la región están ubicados en zonas de alto riesgo. Sólo en los últimos quince años, más de 90 hospitales y 540 centros de salud han colapsado o han quedado en condiciones vulnerables que exigieron su desalojo. A consecuencia de lo anterior, alrededor de 24.000 camas han quedado inhabilitadas durante dicho lapso. Las pérdidas correspondientes han superado los tres mil millones de dólares.

2. Esta situación ha dado origen a una creciente toma de conciencia sobre la importancia de realizar acciones de reforzamiento de instalaciones de salud. Tanto las autoridades gubernamentales como los organismos internacionales han percibido la importancia de emprender políticas decididas de mitigación, en vista del carácter estratégico que estas edificaciones tienen precisamente en caso de desastre. Sin embargo, esta sensibilización no se ha traducido aún en suficientes medidas concretas, en razón de limitaciones presupuestarias, burocráticas y políticas. Las ingentes necesidades sociales de los países en diversas áreas, y especialmente en materia de salud, dificultan a las autoridades canalizar una cuantía adecuada de recursos para las medidas de mitigación de desastres. Asimismo se ha apreciado que en algunos de ellos los cambios en las autoridades políticas de alto nivel han restado continuidad a los esfuerzos que se habían venido desplegando en reforzamiento de la infraestructura de salud; por lo tanto, deberían arbitrarse medidas de orden legal que garanticen la permanencia de tales acciones.

3. No obstante lo anterior, en este estudio se aprecian experiencias muy valiosas alcanzadas en varios países de la Región, que han permitido ya aminorar los efectos de los desastres de origen sísmico ocurridos durante la última década.

4. El propósito fundamental de este documento ha sido presentar las acciones emprendidas en varios países en materia de mitigación, poniendo énfasis en su naturaleza y costo relativo. Esta información se ha considerado básica para intentar desarrollar algunas mediciones que apunten hacia una apreciación del costo-efectividad de tales acciones.

5. En el desarrollo de este documento, nos hemos apartado del concepto costo-beneficio, utilizado tradicionalmente en el análisis de proyectos, ya que dicho modelo de evaluación plantea como requisito la valoración tanto de los costos como de los beneficios en unidades monetarias. En el caso de proyectos de tipo social, como serían los relativos al reforzamiento de infraestructura hospitalaria, es indudable que la vida tiene un valor intrínseco que difícilmente puede expresarse en tales unidades. De aquí que se haya optado más bien por el concepto de costo-efectividad, según el cual se comparan los costos con el logro de ciertos objetivos cuantitativos representados por la amplia gama de servicios que prestan los hospitales. Lo que se persigue, en síntesis, es ilustrar la forma en que se logran los objetivos más eficientemente con respecto al costo.

6. Se ha utilizado el concepto de cama hospitalaria como un parámetro representativo de los servicios de salud, y las inversiones en mitigación se han relacionado con el número de camas que mediante esta intervención no se perderán en caso de una eventualidad. Para ello ha sido especialmente útil el análisis de los casos de México y Costa Rica. Cabe destacar que el valor promedio por cama hospitalaria, para los efectos de este documento varía con el grado de complejidad del hospital y se sitúa en un rango que fluctúa entre 55 y 115 mil dólares por cama.

7. Aspectos técnicos

© La determinación de la vulnerabilidad de una instalación de salud es la fase inicial del proceso de análisis costo-efectividad. Para emprender acciones eficaces para la mitigación de los efectos de los desastres naturales deben conocerse previamente las características de la amenaza, su ubicación geográfica y su magnitud, tanto en el país como específicamente en el área en que se piensa ubicar una obra de infraestructura o mejorar una instalación existente. De los aspectos técnicos desarrollados en el presente documento se puede concluir que:

© El valor de un estudio de evaluación de la vulnerabilidad sísmica no sobrepasa un 0,3% del valor total del hospital, como se comprobó en los casos en que estos análisis finalizaron antes de la etapa de diseño de reforzamientos.

© El desarrollo de los estudios de casos desde diferentes perspectivas, en los países en los que se han hecho estudios de vulnerabilidad y reforzamientos, demuestra que aún con diversas premisas, una metodología de análisis de las vulnerabilidades estructural, no-estructural y funcional bastante unificada ya existe para su aplicación, con pequeños ajustes y modificaciones, en aquellos países de la Región en donde no se cuenta con experiencias de este tipo. En otras palabras, el inicio de la fase "técnica" se simplifica, porque se encuentran disponibles metodologías comprobadas. Un esquema de contenido para una estrategia en este sentido se obtuvo en el Encuentro de Coordinadores del Proyecto OPS/OMS-ECHO, que se adjunta en el Anexo No. 1.

© Es necesario modificar la filosofía de diseño en los códigos sísmicos, ya que el principio de protección a la vida, si bien es fundamental en caso de eventos máximos, no asegura la continuidad del funcionamiento de los hospitales, mediante la limitación del daño no-estructural y el mínimo daño estructural, el cual debe ser reparable y al menor costo posible. Esto entraña una definición específica del nivel de riesgo aceptable para el caso de los hospitales.

© La experiencia con los hospitales evaluados al momento de este estudio demuestra que un porcentaje importante de las causas de vulnerabilidad radica en aspectos no-estructurales, muchos de los cuales pueden prevenirse mediante la sistematización de programas de mantenimiento preventivo, o corregirse con acciones ejecutables a corto plazo y con una inversión relativamente baja.

© Es necesario que los organismos rectores del sector de la salud mantengan una base de datos actualizada sobre cada hospital, incluyendo planos arquitectónicos, estructurales y de instalaciones actualizados, inventario de recursos y equipos, volumen de servicios prestados, etc. La disponibilidad y precisión de estos datos facilita en forma significativa el inicio de los estudios de vulnerabilidad, ya que se elimina la fase de recuperación, o en muchos casos de reconstrucción, de la información requerida. Todas las ampliaciones físicas, mejoras y cambios dentro de la vida útil del hospital deben documentarse.

8. Aspectos económicos

© A pesar de que son contados los estudios que permiten cuantificar el costo de las inversiones necesarias para llevar a cabo proyectos de mitigación, así como el número de casos suficientes como para establecer parámetros que relacionen los costos adicionales de aplicar a un hospital nuevo medidas que eleven su resistencia ante desastres naturales, con los beneficios que aportarían esos desembolsos a la población, en el presente estudio se ha intentado presentar algunas cifras que se estiman válidas. Se espera que en investigaciones posteriores puedan determinarse estas con mayor precisión.

© Grosso modo, se estima que la inversión en mitigación que aumente la resistencia estructural de un hospital que está por construirse puede elevar su costo total en alrededor de 2% (referido al conjunto de elementos estructurales y no-estructurales de un hospital).

© Cuando el reforzamiento se realiza sobre un hospital ya construido, esta proporción aumenta para situarse entre 4 y 8%, y se duplica al referirla al costo estructural del edificio, es decir, de acuerdo con las experiencias recogidas en este documento, se ubica entre 8 y 15% del costo total del hospital.

© Relacionando, a partir de la información recogida a raíz del sismo de México de 1985, en cuanto a la proporción de camas destruidas, se relacionó el costo de las reestructuraciones llevadas a cabo en dos hospitales en los que se adaptaron dos opciones diferentes de reforzamiento, y por lo tanto, de costos. Se concluye que dicho costo de reforzamiento fluctuó, según el caso entre 1,4% y 6,2% del costo total de una cama hospitalaria (para el que se asignó un valor de 115 mil dólares). Se confirma también con los tres hospitales reforzados de Costa Rica que el valor de la reestructuración fluctúa entre el 4 y el 8% del valor del hospital.

© Podría concluirse finalmente, que con una inversión en reforzamiento que significa una cifra inferior al 10% del costo por cama, ante un sismo de intensidad superior a VIII MM podría evitarse la pérdida de alrededor de un 20% de las camas existentes. Ello estaría demostrando una favorable relación costo-efectividad de la inversión en mitigación de desastres en la infraestructura hospitalaria.

© Retomando uno de los conceptos básicos acordados en la I Conferencia Internacional sobre Mitigación de Desastres en la Salud, celebrada en México en febrero de 1996, cabría enfatizar en la necesidad de que los gobiernos e instituciones de la salud definan los lineamientos estratégicos, planes y programas integrados de mitigación de desastres en instalaciones de salud, con el objeto de fortalecer la voluntad política y canalizar los recursos necesarios a fin de evitar que las instalaciones de salud, diseñadas para mejorarla, ocasionen pérdida de vidas en casos de desastre y para asegurar su funcionamiento ininterrumpido cuando ello ocurra.

© Paralelamente, las agencias internacionales que operan en esta área, tal y como se expresó en la Conferencia, deberían incluir los análisis de riesgo ante amenazas naturales como parte integral de los criterios para aprobar préstamos o donaciones dirigidas a la construcción o reforzamiento de las instalaciones de salud. Para ello, deberán promover la divulgación de metodologías y normas para cumplir con incorporar los análisis de riesgo ante amenazas naturales dentro de un análisis de costo-efectividad de las medidas de mitigación aplicadas a estas instalaciones.