Cover Image
close this bookManual para el Manejo Logístico de Suministros Humanitarios (PAHO-WHO, 2000, 121 p.)
close this folderCapítulo 10 - El transporte19
View the document(introduction...)
View the documentTipos de transporte y características
View the documentCálculo de transporte requerido
View the documentControl de vehículos
View the documentEl transporte de los suministros
View the documentTransporte de materiales peligrosos20
View the documentConvoyes o caravanas

Convoyes o caravanas

Se denomina convoy o caravana a un grupo de vehículos viajando juntos hacia una misma destinación. Aunque es preferible evitar los convoyes en la medida de lo posible, ya que los vehículos individualmente se desplazan más rápido y la organización de una caravana conlleva mucha preparación y complicaciones de tipo logístico, por lo general este procedimiento se utiliza para transportar la asistencia hacia una zona de emergencia, sobre todo para largas distancias o cuando por razones de seguridad es necesario que los vehículos se desplacen en grupos.

Algunas veces varias organizaciones deciden coordinar esfuerzos y conducir de manera conjunta su asistencia a la zona de operaciones mediante una caravana.

Medidas básicas de seguridad

Las operaciones de emergencia se caracterizan por realizarse en contextos en que las condiciones consideradas “normales” han sido interrumpidas o transformadas. De esa manera, las rutas pueden estar destruidas o en muy malas condiciones; puede haber grupos armados en confrontación; la situación social o política pueden ser un elemento de riesgo, etc., y estas situaciones obligan a redoblar las medidas de seguridad y de protección, que ya de por si en tiempos normales se deberían aplicar.

Además, dado lo complejo de una operación de este tipo, es necesario observar con mucha responsabilidad algunas medidas básicas para facilitar el arribo seguro de la asistencia. Se debe señalar así mismo que estas deben aplicarse tanto para los convoyes como para los vehículos viajando individualmente.


Los vehículos utilizados en la operación de transporte deben estar en óptimas condiciones mecánicas y de mantenimiento, y deben ser revisados antes de iniciar la ruta.


Desde el punto de vista de la seguridad, es mejor viajar de día.


Las caravanas deben viajar bajo la responsabilidad de una persona capaz de mantener la disciplina y tomar decisiones en caso de problemas (desperfectos, accidentes, incidentes de seguridad...). Esta persona debe ser identificada por todos los integrantes antes de la partida del convoy. Cuando la caravana está formada por varias organizaciones viajando juntas, estas deben coordinar con antelación todos los aspectos relacionados con la autoridad y la toma de decisiones en el trayecto.


Las consignas de seguridad, establecidas con anterioridad, deben ser conocidas y respetadas por todas las personas que intervienen en la operación, para proteger al personal y a los suministros. Por ejemplo:


normas de comportamiento del personal

velocidades máximas de desplazamiento

cuidados y seguridad de los suministros

horas de ruta y tiempos de descanso

relación con las autoridades en la ruta


Escolta militar: para decidir su uso, se debe tener en cuenta la circunstancia particular, ya que por ejemplo, en situaciones de confrontación militar, hacernos escoltar por uno de los grupos beligerantes, podría generar dudas o enfrentarnos con el grupo contendiente, o básicamente convertirnos en objetivo militar.


Identificación de los vehículos: igualmente debe ser decidido de acuerdo a la situación, ya que en algunas circunstancias (asaltos, saqueos, confidencialidad...) esto podría no ser recomendado.


Comunicación: los vehículos deben tener un medio de comunicación que les permita establecer contacto entre sí y con los puntos de partida y de llegada.


Documentos de viaje: los ocupantes, los vehículos y la carga, deben tener todos sus papeles en regla y viajar con ellos. Los conductores deben tener copia del manifiesto de carga y una autorización oficial de la organización para transportar dichos bienes, así lo podrán mostrar a las autoridades en caso de ser requerido en la ruta.


Cruce de fronteras: dadas las circunstancias en que deban cruzar fronteras con suministros, se debe hacer arreglos previos con las autoridades de los países que se transitarán para facilitar el paso de fronteras. Verificar que los chóferes o el personal que acompañan la carga no tengan incompatibilidades para viajar al otro país (conflicto internacional, tensiones, enemistades...).


Cuando la ruta implica el paso por áreas de tránsito restringido, se debe coordinar anteriormente con las autoridades a cargo de la zona en cuestión.


Evacuación o transporte de personas: cuando se trate de la movilización de personas, es importante que el convoy esté acompañado de una escolta médica con el equipo básico necesario para atender necesidades de salud. Igualmente, se debe llevar agua, alimentación y otros suministros básicos para su bienestar y protección durante el trayecto que se deba recorrer y previendo posibles retrasos en la ruta.


En todos los casos el personal en las operaciones de transporte, debe siempre llevar consigo herramientas básicas para enfrentar situaciones en la ruta (mecánicas, condiciones del camino, etc.), y suministros personales de “sobrevivencia”, tales como implementos de primeros auxilios, agua, frazadas, alimentos, etc.


Si la caravana incluye vehículos que transporten materiales peligrosos, tales como combustible, estos deberán ubicarse al final del convoy.


Tanto en la vanguardia como en la retaguardia se deberá ubicar al menos un vehículo pequeño que pueda movilizarse fácilmente entre las líneas del convoy. Estos ayudarán igualmente a mantener la unidad, el control y el ritmo de la caravana.


Sería muy importante incluir en la caravana a personal de apoyo tales como médicos y mecánico.

Selección de las rutas

La selección de las rutas depende del transporte con que se cuente, la urgencia de la entrega, el itinerario de entregas (p.e. si hay que hacer entregas en puntos intermedios), etc.


Como principio general se debe escoger la ruta más segura aunque algunas veces esta no sea la más corta. En esta decisión intervienen una cantidad de variables que habrá que despejar según cada situación particular en su momento y contexto.


Se debe identificar previamente puntos de asistencia a lo largo de la ruta seleccionada (combustible, comida, servicio mecánico, atención médica...).


Así mismo, se deben identificar sectores críticos en términos de seguridad, por ejemplo, trayectos en mala condiciones, derrumbes, zonas de asaltos, etc.


Cualquier cambio o desvío de la ruta dispuesta, así como alguna situación especial que se presente en el camino, debe ser comunicado de inmediato a la base más cercana, ya sea el punto de partida o de llegada.

Manejo de operaciones aéreas

Aquí nos referiremos tanto a los casos en que nuestra organización alquila aeronaves para el servicio de las operaciones de asistencia, como a las situaciones en que, debido a la cantidad de asistencia llegando por la vía aérea, es necesario establecer un plan para la coordinación de los aspectos relacionados con la llegada de las aeronaves y la recepción y desembarque de los suministros.

Estas tareas requieren de mucha preparación y dedicación, por lo cual se deberá asignar a una persona específicamente para este trabajo, idealmente alguien con experiencia.

Vuelos charter: Entendemos por vuelos charter aquellos en que el avión ha sido fletado para un servicio particular, por lo cual las rutas, horarios y en general las operaciones de vuelo son definidas por nuestra organización en coordinación con la empresa que alquila las aeronaves.

Otra posibilidad es contar con aeronaves, por lo general militares, que colaboran con las actividades de abastecimiento y movilización de recursos hacia la zona de desastre.

Cualquiera que sea el caso, algunas medidas básicas deben ser puestas en marcha para optimizar el uso del recurso aéreo:


Sitio de aterrizaje: lo ideal sería contar con un aeropuerto, lo cual no siempre es posible. Si no existe un aeropuerto, se debe encontrar un buen lugar para el aterrizaje. El largo y ancho del sitio debe ser adecuado para el tipo de avión que va a aterrizar. Las condiciones del terreno deben ser verificadas y hacer las reparaciones o acondicionamientos mínimas necesarias que se necesiten para un aterrizaje seguro.


Cuando se trabaje en un aeropuerto o un campo de aterrizaje, es absolutamente indispensable la coordinación con las autoridades a cargo de las instalaciones para todo lo referente al acceso las diversas áreas, la definición de zonas de trabajo y obtener toda la información requerida para el manejo de la operación.


Toda la información sobre las características (largo, ancho, material de construcción, orientación, ubicación) y servicios (iluminación, combustible...) del sitio de aterrizaje, así como otros detalles importantes tales como el estado del tiempo en la zona, o información sobre aspectos de seguridad debe ser transmitida a los responsables de las naves.


Preparación para la llegada: todos los detalles sobre formalidades para la autorización de aterrizaje deben ser verificados con las autoridades locales (si las hay...). Es necesario determinar qué tipo de apoyo y equipo en tierra se necesita para el aterrizaje y prever mano de obra para la descarga de la nave. Es importante saber si la nave tiene que reabastecerse de combustible, lo cual representa un problema, ya que no siempre hay disponible combustible del tipo que usan las aeronaves o el equipo para bombearlo.


Fecha y hora de llegada: deben ser establecidos con claridad. Para evitar confusiones entre AM y PM es más conveniente utilizar el sistema de denominación horaria de 24 horas en la cual la 1 de la tarde es las 13:00 horas, las 2 son las14:00 horas y así sucesivamente.


Seguridad para el aterrizaje: el responsable de la operación o la persona que se designe debe estar en el sitio del aterrizaje al menos una hora antes de la llegada del vuelo para verificar las condiciones y eliminar cualquier obstáculo (personas, animales, objetos...) para un aterrizaje seguro.


Centro de coordinación y planes de vuelo: es de vital importancia la instalación de un centro de coordinación en donde se deciden los horarios y rutas de los vuelos diariamente. En este centro deben participar como mínimo, el responsable de las operaciones aéreas, un piloto o representante de la compañía aérea y quien esté a cargo de coordinar la asistencia.


Capacidades de naves aéreas: el tipo de nave a utilizar depende de una serie de factores que van desde los aspectos financieros para alquilar el aparato hasta el tipo de sitio de aterrizaje que disponible, pasando por la cantidad y tipo de carga que se va a movilizar (Ver también anexo 10.2).

Anexo 10.1

Ejemplo de capacidad de carga terrestre (*)

Medio de transporte

Capacidad de carga

Carro estándar de tren

30 TM (52 m3)

Contenedor estándar



20 pies/6,1 m

18 TM (30 m3)


40 pies/12,2 m

26 TM (65 m3)

Camión largo con remolque

22 TM

Camión largo articulado

30 TM

Camión mediano

6-8 TM

Pick Up 4x4

1 TM

Personas



Carga en cabeza u hombros

20-35 kg


Carga en espalda

35-70 kg

Animales de carga



Camello

200-300 kg


Burro

50-120 kg


Caballo

100-150 kg

Carretas (tirada por un solo animal)



Burro

200-400 kg


Caballo

Hasta 1200 kg


Buey

500-1000 kg

(*) Adaptado de Manual para situaciones de Emergencia, ACNUR. Ginebra 1988 y Engineering in emergencies. Davis and Lambert. Intermediate Technology Publication Ltd. 1995, London

Estos ejemplos son ilustrativos ya que en el terreno se presentan variables tales como el estado de la ruta que pueden afectar la capacidad de carga segura de un vehículo; esto quiere decir que por razones de seguridad, en muchas ocasiones no se podrá cargar los vehículos a su capacidad máxima.

Anexo 10.2

Capacidad aproximada de carga de algunas aeronaves (*)

Tipo de aeronave

Capacidad de carga

Requerimientos de pista

B747

100 TM/460 m3

3000 m

DC10/30F

65 TM/340 m3

3000 m

DC8/63F

44 TM/240 m3

2300 m

B707/320C

40 TM/165 m3

2100 m

CL44

26 TM/180 m3

1900 m

L-100-30 Hércules

21 TM/120m3

1500 m

DC9/33F y B737/200

14 TM/105 m3

1700 m

DC3

3 TM/40 m3

1200 m

(*) Tomado de Emergency handbook. UNHCR. 1982, Geneva